México y Latinoamérica en general, son regiones ricas, creo que nadie discute eso. No es raro escuchar: “México es tan rico que ni todos los políticos han podido dejarlo pobre”. Seguro que en Argentina hoy están diciendo lo mismo, aunque Venezuela parece no correr con tanta suerte, incluso con la riqueza de sus recursos naturales.

En efecto, el tamaño de la economía de México es enorme, nada más y nada menos que la catorceava economía mundial. ¿Pero por qué un país con tal tamaño de economía vive una desolada distancia social entre los más ricos y los que menos tienen, con más de 50% de la población viviendo en pobreza y con el hombre más rico del mundo emanado de esta misma economía?

¿Por qué una universidad como el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) con apenas 10 mil alumnos (la UNAM tiene más de 300 mil) y con un presupuesto cercano al del Estado de Jalisco, genera la riqueza equiparable a la onceava economía mundial y ha creado indirectamente más de tres millones de empleos de alto valor en los últimos trece años?

La respuesta no es sencilla y no es única, sin duda hay muchas variables. Pero escuchando hace unos meses, en una recepción organizada en México al presidente del MIT, Rafael Reif, en gran medida el origen de la razón me lleva a la misma conclusión de siempre, el propósito; la razón de existir de la universidad con todas sus iniciativas enfocadas en el mismo sentido: hacer del mundo un lugar mejor.

La misión del MIT es: “Avanzar el conocimiento y educar estudiantes en ciencia, tecnología y otras áreas escolares para que sirvan mejor a la nación y al mundo en el siglo XXI”.

¿Te has preguntado alguna vez cuál es el propósito de México como nación? ¿Qué nos hace comunes a todos como ciudadanos y hacia dónde vamos? Ya sé, es demasiado profundo, la mayoría de las naciones, sobre todo las desarrolladas, describen su propósito en el prólogo de su constitución. Este post no es tarea de historia ni de civismo, igual si te interesa un poco más de esto te comparto esta conferencia de TEDx donde hablo un poco al respecto.

El propósito de emprender México

Emprendimiento-México
Foto: Alvaro Sánchez

Siguiendo sobre la misma línea pensemos un poco más individualmente, si no sabemos cuál es el propósito de nuestro país, ¿sabemos cuál es el propósito de nuestras organización? ¿el nuestro mismo?

Me estoy poniendo muy filosófico, lo se, y este es un sitio más que nada de tecnología y conocimiento, y es justamente la tecnología y el conocimiento lo que nos permite avanzar como sociedad, es el conocimiento y la tecnología lo que permite a los países desarrollados ser, eso, desarrollados.

Y no, no son las grandes corporaciones la que hacen la economía de un país, son sus emprendedores. Por cierto que las grandes corporaciones, en general nacen de un emprendedor.

México es un país de emprendedores. No, no estoy loco, bueno un poco, pero no por afirmar esto. Cuando pensamos en un emprendedor, solemos remitirnos a Steve Jobes, Richard Branson, Bill Gates o Jeff Bezos, pero vemos la parte equivocada de estos grandes, volveremos a esto.

Si bien es cierto que no tenemos muchos de esta clase de emprendedores en México, esto no vuelve al país, ni a la región de Latinoamérica incluso, una región despoblada de emprendedores. Levanten un poco la mirada y vean cuantas tiendas, papelerías, puestos ambulantes, Pepes, Toños y Taquerías tienen cerca.

Sí, Pepe y Toño aportan cerca del 80% de los empleos en México, pero también es cierto que generan apenas el 52% de la riqueza, y generalmente, al igual que las grandes corporaciones como América Móvil, que pagan sueldos ridículos, son grandes generadores de pobreza.

La gráfica que ven más abajo, ejemplifica lo que les afirmo. Los países de la izquierda somos los subdesarrollados, altísimo nivel de emprendimiento temprano, bajísimo nivel de riqueza. El desarrollo social y económico sólo es directamente proporcional al nivel de emprendimiento cuando éste es de alto impacto.

Gráfica-emprendimiento

La gran diferencia está, de nuevo, en el propósito que persiguen los emprendedores, en nuestros países la motivación es simple y egoísta, tener chamba, hacer dinero o ser nuestro propio jefe. Cada vez que pregunto sobre esta motivación en alguna conferencia, ya sea ante 100 o 2,000 emprendedores y/o potenciales emprendedores el 90% afirma que esta es su motivación. Mientras que la respuesta más frecuento en los países desarrollados es muy diferentes: “generar riqueza”, “construir valor”.

En un país y región en la cual nos jactamos de considerarnos hermanos, de ser colectivistas y criticar a las potencias mundiales, cuando se trata del bolsillo difícilmente nos acordamos de estos valores.

No estoy diciendo que los Pepes, Toños y los taqueros son malas personas, muchos tienen buenas intenciones, sin duda, pero buenas intenciones sin un propósito que se centre en construir valor para la sociedad, difícilmente tendrá un efecto positivo en la economía o en la sociedad misma.

Un propósito más ambicioso

Steve-Jobs-y-Bill-Gates
Foto: Joi Ito

Déjenme volver a los íconos del emprendimiento. Ninguno de ellos tuvo, ni tiene como propósito hacerse millonario, ni ser su propio jefe, ni tener horarios flexibles, ellos querían y quieren algo mucho más profundo, como consecuencia, se volvieron multimillonarios.

  • Steve Jobs: Transformar la manera en la que las personas disfrutan la tecnología.
  • Jeff Bezos: Proveer a la sociedad la más grande colección de conocimiento.
  • Bill Gates: Hacer a la computadoras ubicuas (tener una en cada hogar).
  • Richard Branson: Traer excitación a industrias aburridas (pregúntenle a Telcel y Iusacell si no se están divirtiendo tratando de imitar las promociones de Virgin Mobile. En menos de 6 meses más de 1 millón de usuarios dejaron las compañías tradicionales y se fueron a Virgin).

Puedes hacerte millonario sin un propósito como éste, seguro que sí, pero la consecuencia es devastadora para el economía y la sociedad, el hecho es evidente cuándo vemos que en uno de los países con más desigualdad del mundo tenemos a uno de los hombres más ricos del planeta.

Tenemos que tener muy claro que mientras la motivación para ser emprendedor siga siendo “no tener jefes”, “horarios flexibles” o “hacer dinero”, el país seguirá en “vías de desarrollo”, lleno de “Pepes y Toños”, con la riqueza en mano de unos pocos y colmado de egoísmo. El emprendimiento debe ser sólo para aquellos dispuestos a construir valor para la sociedad. Necesitamos más emprendedores dispuestos a generar riqueza y menos queriéndose pasear con la camisa desabrochada enseñando los pelos del pecho.

Una de las premisas básicas para que una economía grande, como la de México, se transforme en desarrollo social es la redistribución de la riqueza y en gran medida, esa redistribución se da a través de los emprendedores, no del gobierno. Pero si los emprendedores están más preocupados en tener chamba que en generar riqueza, difícilmente lo lograremos.

Les dejo esta conferencia de TEDx donde profundizo un poco más sobre el tema, la responsabilidad social real y la sostenibilidad de las empresas y la sociedad.

MIT-Enterprise-Forum-México

* Por: Marcelo Tedesco (@rutapro). Pensador, autor y consultor experto en transformación empresarial y profesional. Ha trabajado en la transformación de varias de las empresas más importantes del mundo y entre otros puestos ejecutivos ocupó el cargo de Director de Planeación Estratégica en TOSHIBA BS Latinoamérica. Es el responsable de la alianza entre el MIT Enterprise Forum y el estado de Jalisco, asesor de la Secretaría de Innovación y responsable de la estrategia de economía del conocimiento y cultura de innovación que se lleva adelante en el estado.

temas