Space Invaders invade la Estación Espacial Internacional

Una de las astronautas abordo de la Estación Espacial Internacional llevó más allá de la estratosfera una estampa del viejo juego de Taito. Los que ya tenemos varios años con...

Una de las astronautas abordo de la Estación Espacial Internacional llevó más allá de la estratosfera una estampa del viejo juego de Taito.

Los que ya tenemos varios años con una consola de videojuegos, recordamos con mucho cariño uno de los juegos más emblemáticos de finales de los setenta: Space Invaders. El título desarrollado por Taito se volvió una referencia cultural que se propagó con los años, debido a su innovador estilo, el cual fue llevado a todas las consolas habidas y por haber, además de ser copiado por otras compañías.

Hoy es difícil que alguien no conozca el juego, el cual ha merecido homenajes en diferentes películas, series y cómics, además de que actualmente se encuentra en preproducción una cinta de Warner Bros relacionada con el juego. Tanto es el impacto cultural de Space Invaders, que incluso el artista urbano francés Invader, quien tomó su nombre del título del juego, ha realizado muchas de sus instalaciones callejeras con mosaicos que usa a modo de píxeles, para reproducir personajes del mundo de los videojuegos de la era de 8-bits en las paredes y postes de las calles.

Invader ha colocado varias de sus obras en las instalaciones de la ESA

La astronauta italiana Samantha Cristoforetti, quien llegó a la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) a finales del año pasado, se llevó al espacio un mosaico de azulejo proporcionado por Invader, el cual reproduce a uno de los seres alienígenas que aparecen en el juego. El artista urbano actualmente se encuentra colaborando con la ESA (Agencia Espacial Europea), pegando sus mosaicos en varias de las instalaciones de la Agencia.

Cristoforetti ha paseado y colocado el mosaico en varios lados a lo largo de la ISS, llevando esta pieza de arte pop a un lugar inimaginable, mostrando los alcances que ha conseguido alcanzar  la obra del programador japonés Toshihiro Nishikado en los 37 años de historia que tiene su juego.

La astronauta indicó que, al regresar a la Tierra, llevará mosaicos similares a lo largo de las primarias de Italia para mostrar a los niños la relación entre la geometría, las matemáticas y la imaginación en la ciencia espacial.

La ESA y Invader ya cuentan con muchos mosaicos del artista en sus instalaciones, pero ahora llegó a la ISS

Invader colocando una de sus obras en una de las sedes de la ESA

El misterioso Invader

Samantha Cristoforetti y uno de los mosaicos que se llevó

El mosaico en su lugar asignado dentro de la ISS