¿Cuántas veces has dicho la misma frase al mismo tiempo que otra persona? ¿Alguna vez notaste, durante una caminata en grupo, que los pasos terminan por tener una sincronía coreográfica? ¿De pronto has notado que misteriosamente todas las amigas de tu hermana comenzaron a casarse o a tener hijos al mismo tiempo?

Existe una fuerza estoica por la que solemos agruparnos, reunirnos, coordinarnos: es el ritmo. Una condición que se escapa a nuestra voluntad y nos regresa la noción de que existe un curso mayor del que todo ser vivo forma parte: el tiempo, y por lo tanto, la muerte.

Estas son algunas de las ideas –o preguntas– que nos vienen a la mente luego de conocer el planteamiento de Sincronía, una colaboración entre Lorena Mal, artista mexicana ganadora del Primer Premio del Festival Internacional de Artes Electrónicas y Video, Transitio MX 05, y Emilio Hinojosa, compositor mexicano egresado del conservatorio Chaikovsky de Moscú.

El proyecto parte del ritmo cardiaco de distintos animales y su relación con la música. Para esto los autores realizaron el estudio de las pulsaciones cardiacas de 88 especies, que luego estructuraron para su interpretación con las 88 teclas de un piano estándar.

Así, el resultado es una pieza a 4 manos, en 4 movimientos definidos por estados en común entre las 88 especies –en calma, activo, hibernación o al límite– que se presentará  por única ocasión este 22 de agosto a las 20:00 horas en el Auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes, con la participación de los intérpretes Emilio Aranda, Edith García, Lidia Guerberof, y Mauricio Nader. La entrada será libre.

Sincronía

Paralelo al concierto es posible visitar la exhibición del Archivo Abierto del mismo hasta el 31 de Agosoto en la Galería Central del Centro Nacional de las Artes.

* Imagen de portada: Sincronía, Archivo Abierto (Escalas), 2014. Cortesía de la artista, Lorena Mal, 2014

temas