Foto: Yayoi Wagashi‏

Los dos nobles perros se unen mostrando la amistad entre México y Japón.

Hachiko, el famoso perro japonés de raza akita, se volvió un símbolo de lealtad por esperar fielmente a su dueño incluso años después de su muerte. La fama del perrito llevó su historia al cine en la película japonesa Hachikō Monogatari y, posteriormente, en Hachi: A Dog’s Tale (Siempre a tu Lado): una cinta occidental protagonizada por Richard Gere. Los más nerds seguramente recordarán las referencias a Hachikō en el emotivo Jurassic Bark, uno de los más recordados capítulos de la serie Futurama, en el que Hachikō es suplantado por el fiel Seymour Diera.

Luego del terrible sismo que cimbró México el pasado 19 de septiembre, un grupo de rescatistas japoneses llegó a la Ciudad de México para intentar salvar a personas de entre los escombros. El equipo de rescate enviado desde Japón realizó importantes labores en diversas zonas de la capital mexicana, ayudando a rescatar cuerpos, e incluso a una perrita con vida.

Los japoneses regresaron a su país tras concluir su trabajo de rescate en México, y las muestras de agradecimiento no se hicieron esperar. Edgar y Mariana, dos jóvenes mexicanos que residen en Japón y que hacen el videoblog World Meets Japan, visitaron la estatua de Hachiko que se encuentra en el barrio de Shibuya, Tokio. Ahí, le colocaron a Hachiko un chaleco como el que usa Frida, la famosa perrita rescatista a la que los japoneses apodaron cariñosamente como “Marina-chan”.

https://twitter.com/wagashidagashi/status/912540089955213318

https://twitter.com/wagashidagashi/status/912540644278538240

Los rescatistas japoneses tienen fuertes vínculos con México, debido a que varios topos mexicanos han ido a Japón a realizar rescates después de sismos y tsunamis.  Antes de partir, recibieron un paquete de pan de muerto, como muestra de amistad del pueblo mexicano y de la fuerte relación que existe entre Japón y México.

Nota del editor: Esta nota fue corregida para incluir que fueron jóvenes mexicanos los que hicieron esto y no los rescatistas japoneses.

fuente Yayoi Wagashi‏ (Twitter)

temas