El juicio podría servir para que otros guionistas de los setenta y ochenta recuperen los derechos de los personajes que crearon.

(Paramount Pictures)

Desde hace un par de meses Sean S. Cunningham, director y productor de la primera película de Viernes 13, tiene un conflicto legal en contra de Victor Miller, escritor de la película original de la saga, por los derechos de los personajes de la película.

La razón detrás del problema es que Victor Miller aprovechó una disposición de las leyes de Estados Unidos, que posibilita a un creador cancelar cualquier transferencia de derechos que haya realizado después de 35 años. Miller obtuvo 9,500 dólares por el guión original de Viernes 13, pero nada de las subsiguientes secuelas, videojuegos, cómics y demás mercancía.

Así, en junio del 2018, Miller aprovechó las posibilidades que otorga la Ley de Derechos de Autor de EE.UU., para intentar negociar con Cunningham un nuevo acuerdo. Este tipo de demandas es relativamente común, e incluso DC se ha visto envuelta en ellas por los derechos de Superman. Normalmente se llegan a acuerdos para dividir ganancias en proyectos futuros, o pagar una cantidad económica para asegurar los derechos de personajes u obra creativa por décadas.

Sin embargo, Sean Cunningham no quizo negociar con Miller, y lo demandó, alegando que el acuerdo que Victor firmó en 1979 no se puede romper. Afortunadamente para Miller, por lo menos en la primera instancia del juicio, el juez que lleva el caso otorgó la razón a Victor Miller.

El primer Jason
Jason de morro en la primera parte de Viernes 13 (Paramount Pictures)

“El juez de la corte de distrito Stefan Underhill emitió una sentencia sumaria a favor de Miller y en contra de los productores de la película. Desafortunadamente, su resolución completa no se hizo pública, por lo que es imposible analizar completamente las implicaciones de la determinación tanto para la franquicia de Viernes 13, como para otros guionistas que pueden haber escrito obras a principios de los 80 y que ahora pueden tener esperanzas de revertir los derechos que cedieron a los productores”, indicó Hollywood Reporter.

Así, la decisión no sólo es favorable para el guionista de Viernes 13, sino que abre la posibilidad a muchos guionistas de los setenta y ochenta de retomar los derechos de las franquicias que crearon.

Aun ganando este primer juicio, no significa que el conflicto terminó, por el contrario, Cunningham seguro apelará la decisión del juez. Además de que seguirá argumentando que Miller sólo creó a Jason Voorhees de niño, y no al muerto revivido con máscara de hockey que se ganó el corazón de los fans del cine slasher. Eso sí, es seguro que esto vuelve más posible que el productor se vea obligado a negociar con Miller. El productor dijo que ya tiene proyectos relacionados con su versión de Jason, la más reconocible, pero no podrán usar los nombres de Pamela Vorhees, Jason Vorhees y ni siquiera el del campamento de Crystal Lake. Eso sí, todo indica que Cunningham mantiene el control del nombre de la franquicia, Viernes 13 (Friday the 13th).

Además, la resolución sólo afecta a proyectos en Estados Unidos, y Cunningham puede seguir comercializando la imagen icónica de Jason sin problemas.

vía Hollywood Reporter

fuente Larry Zerner (Twitter)

temas