A casi 60 años de su trágica muerte, el matemático Alan Turing, padre de la computación moderna y héroe británico durante la Segunda Guerra Mundial, ha recibido un indulto póstumo de la corona británica que intenta resarcir la condena penal que recibió poco antes de morir.

En 1952, el científico recibió una condena de 61 años por prácticas homosexuales, que fue un delito en Reino Unido hasta 1967, y aceptó recibir inyecciones de estrógeno para anular su líbido, en un procedimiento que se conoce como castración química. Turing murió de envenenamiento por cianuro dos años después, a los 41 años, en un aparente suicidio.

El brillante matemático consiguió crackear el código irrompible nazi Enigma con su inventiva máquina electromecánica, considerada una precursora de las computadoras modernas. Este hecho está considerado como pieza clave para el final de la Segunda Guerra Mundial.

Alan-Turing

A pesar de ser considerado un héroe de guerra, Turing fue despedido de su puesto de trabajo tras ser declarado culpable de tener relaciones sexuales con un hombre.

Hace unas horas, la reina Isabel II le concedió el perdón póstumo a Turing bajo la Real Prerrogativa de Misericordia, un gran logro de acuerdo con el ministro de Justicia británico, Chris Grayling, quien fue el mayor impulsor del perdón. De acuerdo con Grayling:

“Turing fue un hombre excepcional, con una mente brillante. Su brillantez se puso a prueba durante la Segunda Guerra Mundial , donde fue esencial para romper el código Enigma, lo que ayudó a poner fin a la guerra y salvar miles de vidas. Su vida posterior se vio ensombrecida por su condena por actividad homosexual, una sentencia que ahora se consideraría injusta y discriminatoria y que ahora ha sido derogada.”

El perdón a Turing culmina una campaña de varios años por limpiar su nombre, apoyada por científicos como Stephen Hawking y por peticiones de firma mediante internet que sumaron decenas de miles de adhesiones.

vía El Mundo

temas