¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Contaminación de México está causando tumores en tortugas en peligro de extinción

Investigadores del IPN, encontraron herpevirus y tumoraciones en tortugas marinas
(IPN)

Investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) determinaron que el estrés ambiental al que han sido sometidos los cuerpos de agua del norte de Sinaloa y la cercanía que tienen a las costas contaminadas fueron determinantes en la propagación de herpevirus que produjo una tumoración denominada fibropapilomatosis (FP) en varios ejemplares de tortugas negras (Chelonia agassizii) y golfina (Lepidochelys olivácea) y, ambas en peligro de extinción. En resumen, la contaminación está provocando tumores en las tortugas.

“Cuando las tortugas entran a estas zonas, llegan libres de la enfermedad y al permanecer en ellas hasta alcanzar una talla reproductiva e iniciar su migración a sitios de reproducción, están expuestas a todas las variaciones ambientales, contaminantes y a la posibilidad de contagio por la interacción con organismos enfermos”, sostuvo la investigadora Rocío Yanel Mejía Radillo.

La fibropapilomatosis es una enfermedad neoplásica, viral, severamente infecciosa y uno de los problemas de salud más importantes y con gran afectación sistémica en las tortugas marinas. Se caracteriza por el desarrollo de tumores cutáneos (fibropapilomas) y tumores internos (fibromas) que miden desde 0.1 hasta 40 cm de diámetro.

Los tumores cutáneos se presentan en aletas, piel, tejidos perioculares, cabeza, región cloacal, plastrón y caparazón, lo que limita su capacidad de movimiento y de alimentación, mientras que los fibromas se presentan principalmente en hígado, pulmones y corazón, por lo que afectan funciones digestivas, cardiacas, respiratorias y la flotabilidad.

(Foto: Alan Zavala)

Los politécnicos caracterizaron 58 ejemplares de tortuga golfina y 24 de tortuga negra vivas, esto es importante ya que el estudio de las enfermedades en tortugas marinas generalmente se realiza en organismos muertos, lo cual ha sido una limitante para generar cuadros clínicos.

“Mediante una muestra de sangre, se determinaron parámetros hematológicos como el hematocrito mediante la técnica de microhematocrito (MH) y las proteínas totales (PT) en plasma con un refractómetro de uso veterinario y para la detección del herpevirus. A cada individuo se le tomó una biopsia de piel normal, o en su caso, de protuberancias anormales (tumores), para extraer el ADN total y determinar la presencia del virus”, explicó el doctor Alan Alfredo Zavala Norzagaray, del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR), Unidad Sinaloa.

Se ha demostrado que los contaminantes marinos (pesticidas, metales pesados y organoclorados) están asociados a la reducción de la capacidad de defensa del sistema inmune. LAs tortugas consumen estos contaminantes en su dieta, cuando estos se adhieren a sus presas o se disuelven en el agua.