La atmósfera de la Tierra podría convertirse en el lente de un telescopio masivo

La idea de usar la Tierra como telescopio se llamaría "terrascopio" y superararía el poder de captación de luz de cualquier telescopio terrestre.
(Foto: NASA)

Todos sabemos que si queremos mirar objetos más distantes en el universo, se necesita un telescopio más grande. Pero ¿y si no se tuviera que construir uno y se usara la Tierra para ello? Un nuevo análisis afirma que es posible utilizar la atmósfera de la Tierra como un lente gigante para observar estrellas y galaxias lejanas a bajo precio. El proceso incluso puede funcionar en reversa para enviar señales a lugares distantes.

También te recomendamos: Así es Tlapiani, el primer telescopio construido en México

Estos proyectos son caros y tortuosamente complejos. El Telescopio Gigante de Magallanes costará alrededor de mil millones de dólares, y el Telescopio Webb se está acercando a 10 mil millones de dólares, después de años de demoras. El “terrascopio” propuesto por el astrónomo de la Universidad de Columbia David Kipping podría ser mucho más fácil. El uso de la atmósfera de la Tierra como lente para enfocar la luz se ha propuesto en el pasado, pero los nuevos cálculos de Kipping demuestran cuán poderosa podría ser tal configuración.

A medida que la luz de los objetos distantes atraviesa la atmósfera de la Tierra, parte de ella atraviesa la atmósfera superior y se refracta en forma de cono. Si se colocara un pequeño satélite en órbita alrededor de la luna, podría usarse un pequeño espejo para recoger esa luz, ampliando así objetos distantes. Según Kipping, un terrascopio de 1 metro podría amplificar la luz 22,500 veces. Eso está mucho más allá de las capacidades de cualquier telescopio que podamos fabricar con la tecnología actual.

(Foto: David Kipping)

Kipping también señala que podría equipar un terrascopio con un transmisor de radio en lugar de un espejo. Al hacer rebotar las señales de la atmósfera de la Tierra, podría mejorar la comunicación con otros planetas del Sistema Solar. Algunos de ellos tienen atmósferas, por lo que puede transmitir la señal hacia adelante creando un “Internet a través del Sistema Solar”.

Suena genial, pero tiene sus bemoles. Por un lado, no puede apuntar el terrascopio a ningún lugar.  Su lente es la Tierra misma, por lo que sólo puede espiar cosas que están detrás del planeta. Eso es solo una pequeña fracción del cielo. Los cálculos de Kipping también utilizan modelos atmosféricos simplificados que no tienen en cuenta condiciones como las nubes de gran altitud. La contaminación lumínica de la Tierra también podría hacer que las señales del terrascopio sean demasiado ruidosas para ser útiles. Kipping está de acuerdo en que hay mucho trabajo por hacer, pero es una idea fascinante.