El satélite artificial GOCE se desintegró completamente sin causar daños al momento de reingresar a la Tierra.

Hace algunos días se anunció que este fin de semana el satélite artificial europeo GOCE reingresaría a la Tierra, luego de haber permanecido en el espacio cuatro años por quedarse sin combustible. Especialistas explicaron que la trayectoria de retorno del artefacto espacial era inestable, por lo que no se podía calcular con exactitud dónde caería ni si los escombros resultantes de su desplome ocasionarían daños, aunque se especulaba que existían posibilidades de que partes de la nave de hasta 90 metros impactaran nuestro planeta.

El día de hoy, a la una de la mañana de Europa Central, el satélite ingresó a las capas altas de la atmósfera, y se desintegró en su mayor parte por la fuerza de la presión y la aceleración que traía consigo. La Agencia Espacial Europea (ESA) informó que solo un 25% del dispositivo espacial chocó contra la superficie de nuestro planeta, pero en zonas sin población de la Antártida.

vía ESA

temas