¡Peligro! Está comenzando a caer lluvia plástica en el mundo

Investigadores descubrieron que más de mil toneladas de métricas de microplástico están lloviendo, tan sólo en las áreas naturales de Estados Unidos.
(Janice Brahney/Utah State University)

Investigadores de Estados Unidos que recolectaron agua y aire en 11 áreas protegidas en el oeste estadounidense encontraron que anualmente llueven más de mil toneladas métricas de partículas microplásticas. El equivale a más de 120 millones de botellas plásticas de agua.

También te recomendamos: Encuentran una nueva especie en el fondo del océano con plástico en su estómago

Los investigadores analizaron la composición de la lluvia y encontraron fragmentos de microplástico, muchos más de los que podría preverse:

“Acabamos de hacer eso para la región de áreas protegidas en el oeste, que es solo el 6 por ciento del área total de los Estados Unidos”, dice la autora principal del estudio Janice Brahney, científica ambiental de la Universidad Estatal de Utah. “El número era tan grande, es impactante”.

Esto confirma el peor de los escenarios para la naturaleza: los microplásticos están explotando en todo el mundo, aterrizando en hábitats supuestamente puros, como el Ártico y los remotos Pirineos franceses, afirmaron los investigadores en un artículo publicado en la revista Science.

“Estos fluye en los océanos a través de las aguas residuales y contaminando los ecosistemas de aguas profundas e incluso están expulsando a cabo del agua y soplan en la tierra en la brisa del mar”, afirman.

Si el mundo estaba preocupado por la lluvia ácida (consecuencia de las emisiones de dióxido de azufre y óxido de nitrógeno), la lluvia plástica será mucho peor. El microplástico ya ha corrompido incluso los entornos más remotos, y no hay forma de restregar el agua o la tierra o el aire de las partículas: el material está absolutamente en todas partes, y no es que haya un imán de plástico que podamos arrastrar a través de los océanos. El plástico nunca desaparece, sino que se rompe en pedazos cada vez más pequeños que se infiltran en rincones cada vez más pequeños del planeta.

Aún peor, se espera que los desechos plásticos se disparen de 260 millones de toneladas al año a 460 millones de toneladas para 2030, según la consultora McKinsey. Más personas que se unen a la clase media en los países en desarrollo económico significan más consumismo y más envases de plástico.

Del 100% del material recolectado en las áreas de estudio, 98% contenían partículas microplásticas. En promedio, el 4% de las partículas atmosféricas capturadas eran en realidad polímeros sintéticos. “Las partículas que cayeron bajo la lluvia fueron más grandes que las depositadas por el viento: las partículas más ligeras son atrapadas más fácilmente por las corrientes de aire”, destacan.

Las microfibras, de fuentes como la ropa de poliéster, constituían el 66 por ciento del material sintético en muestras húmedas y el 70 por ciento en muestras secas.

“Vimos muchas microperlas de colores brillantes, en todos los colores del arco iris, y algunas de las que identificamos como acrílicas”, explicó Brahney, lo cual les lleva a pensar que provienen de pinturas y recubrimientos industriales.