Los cubrebocas desechables ya están llegando a los mares, y eso no es bueno

Conforme acabe la pandemia y la gente empieza a salir los cubrebocas irán a la basura, y después de eso a los mares.
(OceanAsian)

A pesar de que la pandemia de COVID-19 ocasionó una reducción significativa en las actividades humanas que más contaminan el ambiente, algo que llevó los niveles de CO2 a uno de los niveles más bajos vistos durante los últimos años, la vida sigue su curso y la gente tendrá que salir de sus casas nuevamente. Países como China, Corea del Sur y Francia comienzan a retomar sus actividades cotidianas con las medidas de seguridad pertinentes. Una de ellas y quizá la más indispensable es el uso de cubrebocas. Conforme más países retomen sus curso regular la demanda de estos artefactos irá en aumento, lo que lamentablemente significará que habrá más basura que posiblemente llegue a los mares.

También te recomendamos: Policías españoles riegan las playas con desinfectante para eliminar el coronavirus

La organización ambientalista OceanAsian ha encontrado cada vez más mascarillas y guantes en las playas. Hace unos meses descubrieron restos de estos materiales en las playas de Soko, un archipiélago cerca de Hong Kong. Con la pandemia la demanda de estos productos se ha disparado por los cielos, y también la basura que ocasionan. La peor parte es que también ha rebasado la capacidad de algunos países para darle un tratamiento adecuado a este tipo de desechos.

“Cuando tienes una población de siete millones de personas que de repente empieza a usar una o dos mascarillas diarias, la cantidad de basura generada es considerable”, comentan los responsables de OceanAsian.

Si no se halla la forma de tratar estos desperdicios de la forma adecuada podrían terminar en el mar simplemente como otros plásticos de un solo uso. Este es un nuevo llamado para que la población y los gobiernos actúen a tiempo para evitar dañar más el ambiente.

ANUNCIO