Un estudio genético descubre que los cánidos modernos descienden de especies de lobos que habitaron Europa hace, al menos, 19,000 años. 

Hubo una época en la que los perros eran salvajes y no tenían relación alguna con los seres humanos, esta extraña y duradera relación ha impulsado a un grupo de científicos, quienes decidieron buscar el momento de la historia en el que la amistad entre las especies nació.

Esta investigación señala que los cazadores-recolectores que habitaron Europa fueron los responsables de amaestrar y domar a las especies de lobos salvajes de las que descienden los perros actuales. En este sentido, el jefe de la investigación, Olaf Thalmann, declaró:

“Hemos demostrado con evidencias genéticas que el centro de domesticación del perro fue, sin duda, Europa hace entre 19,000 y 32,000 años y que la población de lobos que dio origen a los perros modernos está probablemente extinta”

Para comprobar el origen de los perros actuales, los científicos compararon las secuencias genéticas de muchas razas de cánidos contemporáneos con las extraídas de los fósiles en Asia, Europa y otros regiones del mundo. Los resultados concluyeron que los perros modernos están muy estrechamente ligados a la cadena genética de los antiguos lobos europeos.

La domesticación del lobo fue un proceso largo y gradual en el que confluyeron varios acontecimientos. Thalmann dice al respecto:

“La protección de otros depredadores puede haber desempeñado un papel importante en el inicio de la relación entre el perro y el hombre, aunque más tarde se produjeron actividades como el pastoreo y la caza; y cambios morfológicos como el color del pelaje y el tamaño de los animales”

En el origen de esta relación ambas especies se beneficiaron mutuamente de la otra, es decir, era una amistad por conveniencia. Por un lado, los lobos aprovecharon los restos de comida que dejaban los humanos en los lugares de caza o cerca de sus prehistóricas viviendas. Por otro, los humanos se beneficiaron de la protección y defensa frente a otros depredadores que les ofrecían los lobos al explorar nuevos asentamientos. Una vez se produjo contacto entre las dos especies, los cazadores-recolectores comenzaron a alimentar a los cánidos con plantas y restos de animales, en ese momento inició la verdadera amistad.

Ahora ya saben cómo se paso de esto:

Lobo

A esto:

Perro-fresa

vía Sinc

fuente Science

temas