Desaparece el extraño monolito del desierto y dejan mensaje en su lugar

Esto fue lo que encontraron los exploradores donde debía estar la barra metálica.
(Imagen: @rightnowrick)

El misterioso monolito que apareció en el desierto de Utah ya no está. Desapareció. En lugar del monolito, los exploradores que se aventuraron a visitar el sitio encontraron un extraño mensaje… y un montón de rocas.

Como seguramente escuchaste, una gigantesca barra de metal apareció en medio del desierto de Utah, en Estados Unidos. Nadie sabe quién o qué la colocó ahí, pero las autoridades pidieron a los posibles visitantes que por favor NO acudieran al lugar del hallazgo, pues corrían riesgo de quedar varados en medio de la nada.

Por supuesto, varias decenas de personas encontraron las coordenadas en Google Earth, llegaron a la zona y se tomaron fotos con el monolito.

(Imagen: Kelsea Dockham/Canyon State Overland)

Hoy, a menos de una semana del descubrimiento de la barra metálica, esta desapareció. O, para ser más precisa, alguien se la robó. Lo único que quedó en su lugar fue un montón de rocas apiladas y un mensaje escrito con orina que decía “Bye, bitch”.

Un usuario de Instagram, Riccardo Marino, fue uno de los primeros en acudir al lugar y descubrir su desaparición:

“Fuimos los primeros en descubrir que el monolito había sido robado aproximadamente a las 11:30 PM”, escribió. “En honor de esta pieza artística, creamos una fotografía que representa el monolito y su regreso al espacio”.

(Imagen: @rightnowrick/Instagram)

El Bureau of Land Management de Utah informó que estaban al tanto de la situación:

“Hemos recibido reportes creíbles de que la estructura, que fue instalada de forma ilegal y es conocida como ‘el monolito‘, fue retirada”, informó la agencia. “El BLM no removió la estructura, que se considera propiedad privada”.

Todo indica que el monolito sí fue robado de ese lugar. Sin embargo, hay quienes prefieren pensar que el extraño objeto volvió a su lugar de origen y con sus verdaderos creadores: los extraterrestres. Hasta siempre, barra kubrickiana.

(Foto: Utah Department of Public Safety)