Deja de hurgar en tus pantalones, aquí tenemos la respuesta a esa pregunta que siempre te hiciste sobre tus jeans.

Hay quienes piensan que lo saben todo, pero muchos coincidimos en que el universo es un lugar lleno de misterios. Poco sabemos de lo que hay más allá de nuestra galaxia, todavía no conocemos el fondo del mar y siempre, desde que el homo sapiens camina en dos patas, nos hemos preguntando qué carajos hacemos en este pequeño punto azul llamado Tierra. Esas grandes preguntas nunca tendrán respuestas, pero hay otras que sí y que tienen que ver con nuestro cotidianidad.

La creación del tenedor, las agujetas, o el pequeño agujero de los bolígrafos, son sólo apenas unas cuantas dudas que alguna vez nos han tomado por asalto mientras nos picamos la nariz –aunque no lo queramos admitir–. Pero como decía mi abuelita: “todo tiene su razón de ser”. Ese es el caso del pequeño bolsillo que se encuentra en casi todos los pantalones de mezclilla y que muchas veces parece algo inútil. En realidad, su uso se remonta al siglo XIX y la expansión de la frontera de Estados Unidos hacia el océano Pacífico.

El pequeño bolsillo del tiempo

Primero, lo primero. Los jeans, pantalones de mezclilla o vaqueros, fueron inventados en Estados Unidos por Jacob Davis y Levi Strauss (el fundador de la famosa Levi Strauss & Co., mejor conocida como Levi’s) en 1871, aunque se patentaron hasta 1873. Originalmente fueron diseñados para los mineros estadounidenses, por eso son tan resistentes. Pero los mineros no eran los únicos que los utilizaban, pues los jeans también se popularizaron entre los vaqueros, ya que en esa época el terreno era agreste y la vida en el Oeste salvaje un tanto complicada.

Levi Strauss, uno de los creadores de los pantalones de mezclilla.

Fue hasta la década de 1950 que la moda de los jeans se empezó a popularizar, y lo que en su momento se llegó a considerar un atuendo para las clases obreras, se convirtió de pronto en un signo de rebeldía entre los jóvenes. Y a pesar de los muchos cambios que ha tenido esta prenda a lo largo de los años, el pequeño bolsillo delantero sigue siendo uno de los elementos que se han mantenido hasta nuestros días. ¿Pero para qué sirve?

La repuesta tiene que ver con el viejo oeste, pues originalmente esa diminuta bolsita de los jeans servía para que los vaqueros guardaran su reloj de bolsillo. Sí, esos dispositivos que ahora sólo se ven en viejas fotografías o películas de época.

Sí, ese pequeño bolsillo está diseñado para guardar un reloj.

Pero esto no lo decimos nosotros, lo dice la propia Levi’s que así lo explica en su página de preguntas frecuentes:

“Los primeros jeans tenían sólo cuatro bolsillos: uno en la parte trasera, dos en la parte delantera y el bolsillo pequeño para el reloj. Originalmente [el bolsillo] fue incluido como protección para los relojes de bolsillo, de ahí su nombre, pero esta pequeña bolsa adicional ha cumplido muchas funciones, evidentemente con muchos títulos: bolsillo de frontera, bolsillo para condones, bolsillo para monedas, bolsillo para boletos, por nombrar algunos.

La bolsita no sólo es extremadamente útil para guardar pequeñas baratijas, sino que también es amada por los fans de la mezclilla por la naturaleza descolorida y gastada que adquiere con el tiempo”.

Así que ahí lo tienen, ese bolsillo de los pantalones no estaba diseñado originalmente para guardar monedas, dulces, ni boletos del metro… aunque eso no significa que no podamos hacerlo. Por cierto, en su página Levi’s también explica otras pequeñas curiosidades de los jeans, como para qué sirven los pequeños remaches que tienen los pantalones al lado de las bolsas, o la clásica costura de la entrepierna.

fuente Levi Strauss & Co.

temas