¿De verdad caerá un asteroide en la Tierra el 2 de noviembre?

El asteroide 2018 VP1, del tamaño de un refrigerador, se acercará a nosotros un día antes de las elecciones en EU.

El próximo 2 de noviembre, un día antes de las elecciones en Estados Unidos, ocurrirá otro evento crucial para la historia de nuestro planeta: el asteroide 2018 VP1 pasará muy cerca de la Tierra. Y, ¿qué riesgo representa para la humanidad? ¿Se va a estrellar con nosotros o solo pasará peligrosamente cerca?

Aunque la proximidad del asteroide es conocida desde que se descubrió en 2018 (de ahí su nombre, 2018 VP1), estamos hablando de ello una vez más por una publicación del astrofísico Neil DeGrasse Tyson en Instagram:

“El asteroide 2018 VP1, una roca espacial del tamaño de un refrigerador, se acerca a nosotros a una velocidad de 25,000 millas por hora. Puede que roce la Tierra el 2 de noviembre, un día antes de la elección presidencial. Pero no es lo suficientemente grande para causar daño. Así que, si el mundo se termina en 2020, no será culpa del universo”.

En agosto, la NASA informó de la proximidad del asteroide 2018 VP1, que se acercará a la Tierra este 2 de noviembre. Sí, el paso del asteroide es inminente, pero las probabilidades de un impacto son mínimas:

“El asteroide 2018 VP1 es muy pequeño, aproximadamente 6.5 pies, ¡y no representa amenaza alguna para la Tierra! Actualmente tiene un 0.41% de probabilidades de entrar en la atmósfera. Pero, si lo hiciera, se desintegraría debido a su tamaño extremadamente reducido”.

El asteroide

2018 VP1 fue descubierto en 2018 por el Zwicky Transient Facility en el Observatorio del Monte Palomar del Instituto de Tecnología de California (Caltech). Debido a su tamaño de 6.5 pies (que equivale a 1.98 metros), los científicos han dedicado bastante tiempo al monitoreo de su trayectoria desde que fue visto por primera vez.

El programa Near-Earth Object Observations de la NASA se ha dedicado, desde 1998, a identificar y monitorear los objetos potencialmente peligrosos para la Tierra. Así como Bennu, al que recientemente descendió la sonda OSIRIS-Rex, hay cientos de asteroides de mayor tamaño que podrían acercarse a menos de 5 millones de millas (8,046,720 kilómetros) de la Tierra. Por ahora, no hay ninguno que se aproxime a nosotros.