Apophis: el asteroide que podría chocar con la Tierra en 2068

El próximo acercamiento de Apophis a nuestro planeta será en 2029.

Hay varias potenciales amenazas que enfrenta la Tierra en el espacio exterior (desde la basura espacial hasta Bennu), y el asteroide Apophis es una de ellas. Los científicos que lo han estudiado compartieron sus observaciones recientes sobre el peligro que representa para nuestro planeta y sí, aún hay probabilidad de que choque contra ella.

A partir de observaciones hechas a través del Telescopio Subaru, en Hawai’i, los científicos determinaron cómo funciona el efecto Yarkovsky y su influencia en la órbita de Apophis, también llamado 99942. El efecto es algo parecido al sistema de propulsión de los asteroides, en el que ciertas cantidades de radiación pueden afectar el momentum de los objetos en el espacio. Esto causa que se desvíen ligeramente de su ruta.

El efecto Yarkovsky podría influir en la trayectoria de Apophis y, sí, en la probabilidad de que el asteroide choque contra la Tierra en 2068.

El asteroide Apophis se puede observar como una pequeña figura alargada en el centro de la imagen. (Imagen: Universidad de Hawaii en Manoa)

Antes del hallazgo de este efecto en Apophis, los científicos creían que un impacto con nuestro planeta era casi imposible. Sin embargo, los cálculos a partir de Yarkovsky indican que esto es más probable de lo que se creía. Incluso se calcula que su próximo acercamiento cercano a la Tierra será el 13 de abril de 2029, cuando Apophis pase entre el cinturón de satélites que orbitan la Tierra.

El investigador y coautor del estudio, Dave Tholen, ha observado el movimiento de Apophis desde su descubrimiento en 2004. Así explicó estas nuevas observaciones:

“Hemos sabido durante un tiempo que un impacto con la Tierra sería imposible durante el acercamiento en 2029”, señaló. “Las nuevas observaciones que obtuvimos en el telescopio Subaru a principios de este año fueron suficientemente buenas para revelar la aceleración Yarkovsky de Apophis. Estas muestran que el asteroide se está desviando de una órbita puramente gravitacional a una distancia de 170 metros al año, que es suficiente para mantener el escenario probable de 2068”.