Anciana come galleta de marihuana y termina en el hospital por un derrame cerebral

Alguien de "carácter cuestionable" llevó a su asilo de ancianos la galleta.
(Foto: YouTube)

En Estados Unidos ocurrió un caso único y especial por consumo de marihuana. El paciente: una mujer de 64 años que -tristemente- llegó a la sala de urgencias creyendo que estaba a punto de sufrir un derrame cerebral. Pero solo estaba muy drogada. Había ingerido accidentalmente una galleta que alguien de “carácter cuestionable” llevó al asilo de ancianos en donde reside junto a su esposo. Ya no se puede confiar en nadie, ni siquiera en un anciano.

También te recomendamos: Estudio encuentra que consumir marihuana puede modificar la estructura del corazón

La historia de esta mujer fue publicada en The Journal of Emergency Medicine el pasado 22 de enero. Según lo narrado, la mujer fue llevada de emergencia al hospital debido a que comenzó a experimentar una especie de cansancio extremo, que se presentó principalmente en su brazo y pierna derecha, además de que se sentía muy, muy extraña. De acuerdo con su marido, la mujer no parecía estar normal. Los paramédicos que la llevaron al hospital alertaron a los médicos acerca de un posible “código de accidente cerebrovascular” para que de inmediato fuera atendida con medicamentos anticoagulantes.

A su llegada al hospital, se le realizó un examen físico en el que los doctores se percataron que la señora también hablaba con mucha lentitud. Aún no sabían que estaba drogada, y aunque no mostró signos de un posible derrame cerebral, le tomaron muestras de sangre y se le realizaron otra serie de pruebas como una resonancia magnética, una radiografía de tórax y un electrocardiograma (EKG). Todo estaba normal. Incluso muy pronto la paciente dijo sentirse bien. ¿Pero entonces qué rayos había sucedido? Los médicos siguieron explorando el caso y descubrieron que antes de presentar problemas y sentirse muy cansada, la mujer había comido una galleta en su asilo de ancianos.

“Ella había comido una galleta que fue traída al área social de su centro de ancianos por una de las otras personas mayores para compartir”, explica el informe. “El esposo del paciente notó que esta persona era de carácter cuestionable”.

Se le realizó un prueba de drogas y resultó positiva al tetrahidrocannabino (THC), principal constituyente psicoactivo del cannabis. En efecto, estaba drogada. Pero lo más raro del caso fueron los síntomas que presentó.  Por lo regular, una persona intoxicada con THC presenta algunos cambios en su cuerpo como disminución de la concentración, alteración del estado mental, enrojecimiento de los ojos o aumento del apetito; sin embargo, la mujer se mostró débil… lo cual aún no está claro porqué sucedió. Aunque eso sí, no descartaron que pudiera tratarse de un ataque cerebral debido a que “el momento de su intoxicación con un posible ataque isquémico transitorio sería una coincidencia intrigante”, escribieron.

Los autores esperan “este conocimiento aliente a los médicos a considerar la intoxicación por THC como una causa de nueva debilidad en las extremidades”, concluyeron.