Este nuevo análisis permite obtener fragmentos de ADN, incluso cuando los restos están muy dañados.

Ayer durante una conferencia de prensa, la Procuraduría General de la República (PGR) anunció que se identificaron los restos de Jhosivani Guerrero de la Cruz, uno de los estudiantes normalistas que desaparecieron la noche del pasado 26 de septiembre en Iguala, Guerrero. Esto de acuerdo con los resultados del análisis de ADN realizado por la Universidad de Innsbruck en Austria, que arrojó “evidencia moderada” que identifican los restos con el normalista.

El estudio de la Universidad de Innsbruck se realizó con una técnica conocida como Secuenciación Paralela Masiva (MPS, por sus siglas en inglés), luego de que hace unos meses los científicos dieran a conocer que fue imposible identificar los restos mediante la prueba de ADN mitocondrial, debido al alto nivel de degradación que presentaban los huesos al haber sido calcinados en Cocula. Por ello es que se trataba de la última alternativa que se tenía para obtener datos del ADN.

Pero, ¿en qué consiste la MPS? Esta técnica se utiliza para capturar proteínas básicas llamadas histonas, de las cuales se pueden obtener fragmentos de ADN “enrollados” en su núcleo. A partir de esto es posible reconstruir una muestra de ADN, la cual se usa para compararla con el perfil genético de la víctima, que en el caso de Jhosivani Guerrero de la Cruz, fue construido a partir del ADN de su madre.

Histona
Estructura de una histona con ADN enrollado en su núcleo

A pesar de que la Universidad de Innsbruck determinó como positiva la identificación del fragmento de hueso, lo cierto es que la prueba no es 100% concluyente. Según el análisis, existen 72 posibilidades de que los restos sí pertenezcan a Joshivani, frente a una posibilidad de que no lo sea.

Además de Joshivani, en diciembre del año pasado la PGR informó que la Universidad de Innsbruck logró identificar un fragmento de hueso con el perfil genético de Alexander Mora Venancio, otro de 43 los normalistas desaparecidos. Con este nuevo análisis, los investigadores ratificaron la identidad de Alexander con 1,200 posibilidades que el resultado sea positivo, contra uno de que sea negativo.

Los análisis que se han realizado hasta ahora se han hecho en base a 17 muestras de huesos, las cuales fueron seleccionadas de los 63,000 restos óseos calcinados que se encontraron en Cocula. Ahora, la PGR ordenó la formación de un nuevo grupo de expertos de médicos forenses, antropólogos y genetistas, quienes se dedicarán a estudiar los restos con el objetivo de hallar más fragmentos que puedan ser útiles para la identificación de los normalistas.

temas