Un estudio de la Universidad de Connecticut demuestra que la galleta más popular de Estados Unidos es tan adictiva como la cocaína, pero mucho más fácil de conseguir, lo cual la vuelve más peligrosa.

El profesor Joseph Schroeder del departamento de Psicología de la Universidad de Connecticut concedió una entrevista a la CBS, en la que relató su experimento con ratas, a las que alimento con galletas Oreo, y en el que descubrió que su nivel de adicción es similar al de la cocaína y la morfina.

El investigador observó que los efectos placenteros que producen las galletas en el cerebro superan los niveles que registran las drogas más potentes. Lo anterior se debe a que el alto contenido en grasa y alto nivel de azúcar en las galletas es una combinación que resulta irresistible para nuestra estructura biológica, al ser un estimulante de las zonas del placer que se encuentran en el cerebro.

De acuerdo con el profesor Schroeder:

“[Esta combinación] puede explicar por qué la gente las busca tanto, a pesar de que saben que les hace daño”

El estudio podría ser utilizado para explicar por qué algunas personas tienen problemas en mantenerse alejados de los alimentos que ellos saben que no deben comer. Asimismo, contradice la imagen tradicional de las galletas Oreo, que se presentan como un producto destinado para toda la familia, y en sus mensajes de televisión normalmente utilizan a niños de aspecto saludable que saborean las galletas junto a un vaso con leche.

Oreo no ha dado declaraciones al respecto, mientras que el estudio completo será presentado en una reunión de científicos neurólogos el mes próximo. De cualquier forma, DC Comics ya se había adelantado al descubrimiento de la Universidad de Connecticut al tener entre sus personaje a Martian Manhunter, un adicto al sabor de las Oreo desde la década de los ochenta.

Martian Manhunter

fuente CBS

temas