¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

2019 fue el segundo año más caluroso registrado en la historia de la Tierra

Por encima de 0,04 grados centígrados sobre 2019, 2016 aún es el año más caluroso de la historia.
(Foto: Rob Griffith/AFP/Getty Images)

2019 se despidió siendo oficialmente el segundo año más caluroso en la historia de la Tierra después de los datos registrados en 2016, de acuerdo con el informe global del Servicio de Cambio Climático de Copernicus, desarrollado por la Unión Europea. Esto, por supuesto, es preocupante, pero nada sorprendente si consideramos que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) también son las más altas que la Tierra ha presenciado en al menos 800 mil años, además de que los últimos cinco años también han sido los más cálidos.

“2019 fue otro año excepcionalmente caluroso, de hecho, el segundo más caluroso del mundo según nuestras bases de datos, con muchos meses que han batido récords“, informó en un comunicado el jefe del servicio europeo Copérnico, Carlo Buontempo.

2016 es el año más caluroso en la historia a tan solo 0,04 grados centígrados de 2019, pero desde 2015 fue cuando comenzaron a registrarse las cifras más calurosas con aumentos en la temperatura de entre 1,1 y 1,2 ° C, superando incluso los registros de la era preindustrial (1810-2010). Y si bien los últimos cinco años han sido los peores en términos de temperatura, los registros térmicos de la última década fueron una completa muestra de que las temperaturas podrían seguir a la alza.

Algunas muestras de lo catastrófico que son los aumentos en la temperatura de la Tierra pueden observarse en las constantes olas de calor, que provocan incendios forestales, extremas sequías, inundaciones y fuerte tormentas. De acuerdo con NatGeo, en 2018 la Organización Meteorológica Mundial informó que en ese entonces se desarrollaron 70 huracanes o ciclones tropicales en el hemisferio norte. Además de que en ese mismo año las olas de calor ocasionaron una baja en la productividad debido a que las altas temperaturas impidieron que en diversas partes del mundo las personas trabajaran.