Groenlandia pierde más hielo en este siglo que en los últimos 12 mil años

Las simulaciones predicen una pérdida de masa de entre 8,800 y 35 mil millones 900 mil toneladas durante el siglo XXI.
(NASA)

La capa de hielo de Groenlandia se derrite a una velocidad sin precedentes. Una investigación muestra que, a este paso, el derretimiento del hielo provocará que caigan altas cantidades de agua fresca, se eleve el nivel del mar y se alteren las corrientes marinas.

También te recomendamos: Japón planea usar combustible derivado de agua de la Luna

Los hallazgos publicados en la revista Nature advierten que Groenlandia ha perdido más hielo durante este siglo que en los últimos 12 mil años. Así, la única forma de detener el derretimiento de su capa de hielo en las décadas por venir es que se reduzcan drásticamente las emisiones de gases que causan el efecto invernadero.

(NASA)

En camino al Holoceno

“A diferencia de los récords en concentraciones de gases invernadero y temperatura global, en los que las observaciones se han fusionado con conjuntos de datos paleoclimáticos, no hay récords largos comparables para las pérdidas de la capa de hielo de Groenlandia”, explican los autores del estudio. “Aquí revelamos una pérdida masiva de hielo sin precedentes durante este siglo, al colocar datos contemporáneos y futuros de pérdida masiva en el contexto de la variabilidad natural de los últimos 12 mil años”.

Las simulaciones realizadas por los investigadores predicen una pérdida de masa de entre 8,800 y 35 mil millones 900 mil toneladas durante el siglo XXI. Para el año 2100, la pérdida de la capa de hielo excederá la que se perdió en el Holoceno: el periodo en que los niveles del mar aumentaron a tal grado que Indonesia, Japón y Taiwán se separaron de Asia, Gran Bretaña de Europa y Nueva Guinea y Tasmania de Australia.

“No es ningún secreto que la capa de hielo de Groenlandia está en muy mala forma y pierde hielo a una velocidad cada vez mayor”, señaló el profesor de geología y autor del estudio, Jason Briner. “Creo que es la primera vez que el estado de salud actual del hielo de Groenlandia se coloca en un contexto a largo plazo”.

ANUNCIO