Retro Reseña: Spider-Man de Marc Webb – Un reboot carente de originalidad, pero lleno de geniales efectos especiales

| 13 de diciembre de 2021
Personajes mal adaptados, actores mal utilizados, historias sosas y terriblemente desarrolladas: elementos tan negativos que ni con los geniales efectos especiales de esta saga nos permiten recordarla con cariño.

A pesar de no haber sido bien recibida por la crítica, Spider-Man 3 de Sam Raimi fue todo un éxito en taquilla, por lo que Sony Pictures planeó producir una cuarta película de esta saga, la cual, en teoría, llegaría a cines a mediados de 2011. Sin embargo, la productora no contaría con que Sam Raimi ya no querría verse involucrado en el universo arácnido, pues debido a su amor por el personaje, el creador de The Evil Dead preferiría bajarse del barco antes que volver a cometer el mismo error de sacrificar su visión creativa con tal de complacer a Sony.

Ante este nuevo panorama, Sony Pictures contrató a Marc Webb como director del reboot de la franquicia, quien junto al productor Avi Arad, fichó a un relativamente desconocido Andrew Garfield para interpretar a Spider-Man, debido sobre todo a su magistral actuación en la película de David Fincher The Social Network. Poco a poco se irían sumando más artistas al cast de este nuevo proyecto, y de esta manera, la serie cinematográfica de The Amazing Spider-Man vería la luz con su primera película en julio de 2012.

Marc Webb fue el elegido para dirigir el reboot del personaje | Imagen: Sony Pictures

The Amazing Spider-Man: Volviendo a los orígenes del personaje… ¿bajo una nueva perspectiva?

The Amazing Spider-Man nos contó, nuevamente, la historia de Peter Parker, un estudiante de preparatoria común y corriente que, tras una serie de accidentados eventos, sería mordido por una araña radioactiva, convirtiéndolo en el Hombre Araña.

En este sentido, el aspecto de Peter fue cambiado con tal de ofrecer una versión actualizada del personaje, inspirándose en  que el mismo héroe había tenido en Marvel Comics, fuera de la continuidad principal con la línea Ultimate y la legendaria cabecera escrita por Brian Michael Bendis a partir del año 2000, alejándose, solo en apariencia, del imaginario creado por Sam Raimi, quien se basó en la época dorada del personaje (1962-1973) para crear su trilogía.

Este reboot trataría de actualizar al Hombre Araña | Imagen: Sony Pictures/ Marvel Comics

Aunque las bases de el Hombre Araña de Marc Webb se asentaron en las historias más modernas del personaje, lo cierto es que también se afianzaron al pasado más remoto del superhéroe, lo que pudimos advertir en primera instancia con la presencia de Gwen Stacy, el primer interés amoroso que del Trepa Muros en los cómics. Interpretada por Emma Stone, esta Gwen, a diferencia de la Mary Jane de Kirsten Dunst, demostraría una mayor química con el protagonista, convirtiéndose en algo más que la damisela en apuros.

Lo cierto es que la cinta, aunque fue hecha pensando en una nueva generación de espectadores, repite muchos de los momentos que ya se habían visto en las películas de Sam Raimi, volviéndola además de aburrida, imposible de no comparar con los primeros filmes del personaje, un error que como es bien sabido, no cometió el reboot de Spider-Man en Marvel Studios al saltarse el origen del personaje.

A su favor, The Amazing Spider-Man cuenta con unos efectos especiales que superan con creces los vistos en producciones pasadas del Cabeza de Red, pero con tan solo media hora del rodaje, podemos observar que ya hay algo que no está funcionando con este filme, pese al esfuerzo de los actores y del mismo director de entregar una obra diferente.

Los efectos especiales de The Amazing Spider-Man fueron maravillosos | Imagen: Sony Pictures

Con estos elementos de fondo, la película enfrentaría a Spider-Man en contra de uno de sus más icónicos villanos: Lagarto, quien es en realidad uno de los mentores más admirados de Peter, el Doctor Curtis Connors. Conforme avanza la película, podemos notar que el tono es bastante oscuro en comparación a las de Raimi, y aunque de manera ocasional se dejaron ver gags entre escenas, la influencia de películas más serias, como la trilogía de Batman de Christopher Nolan, se hizo bastante evidente en esta producción.

En conclusión, la modernidad de The Amazing Spider-Man es solo aparente, pues repite de alguna manera lo que ya había hecho Sam Raimi mezclándola con un tono más sombrío que no era propio del personaje, y aunque aquí los efectos especiales (y en general todas las escenas de acción) son más atractivas visualmente hablando, la cinta de Marc Webb nació careciendo de originalidad, convirtiéndola en el peor filme de Spider-Man que se haya producido hasta la fecha.

No obstante, en taquilla esta cinta fue todo un éxito, y debido a ello fue que solamente dos años después pudimos ver The Amazing Spider-Man 2.

Algo que caracterizó a la cinta fue su sombría ambientación | Imagen: Sony Pictures

The Amazing Spider-Man 2: Construyendo las bases de un Universo sin futuro

Alrededor del mundo, The Amazing Spider-Man logró recaudar más de 800 millones de dólares, razón por la que Sony Pictures le dio nuevamente a Marc Webb la oportunidad de dirigir la secuela de este reboot. En esta ocasión el Trepa Muros tendría que lidiar con la culpa del asesinato del Capitán Stacy, al mismo tiempo que debía enfrentarse a nuevo y poderosos villanos, sin embargo, el resultado de esta obra no fue el que el director se proponía.

Marc Webb trató de aprender de sus errores, estableciendo un tono menos sombrío para esta cinta, y tratando de apegarse más al verdadero espíritu de el Hombre Araña; sin embargo, la faceta más cómica de Spidey se exageró enormemente, provocando que el personaje más se viera como una mala adaptación del mismo, que como un retrato fiel del Trepa Muros.

Marc Webb trató de cambiar el tono sombrío por uno más cómico en esta cinta | Imagen: Sony Pictures

Y así como pasó con Spider-Man 3, esta película no supo aprovechar ni a los personajes, ni a los actores que les dieron vida, y aunque en general la relación entre Peter Parker y Gwen Stacy fue sinérgica, los personajes de apoyo fueron mal ejecutados a lo largo de esta obra. Lagarto, el antagonista de la película pasada, no fue un villano memorable, pero lo que ocurrió aquí con Max Dillon y con el Duende Verde es sencillamente imperdonable.

Electro, el supuesto principal antagonista de The Amazing Spider-Man 2, es un personaje estúpido y sin motivaciones verdaderas, y aunque su creación se basó en el Max Dillon de Ultimate Spider-Man, la película terminó entregándonos a un neurótico con poderes de electricidad de aspecto humanoide resplandeciente de luz neón.

Lo mismo ocurrió con Harry Osborn, un personaje en esta cinta tan poco creíble como el artificioso aspecto que terminó tomando al convertirse en el Duende Verde, pecando de los mismos errores de diseño que se cometieron con el traje del Harry Osborn de las películas de Sam Raimi.

¿Qué no aprendieron nada de Spider-Man 3? | Imagen: Sony Pictures

Por otro lado, The Amazing Spider-Man 2, tal como sucedió con Spider-Man 3, trató de abarcar demasiadas tramas en muy poco tiempo, y jamás llegó a desarrollar con seriedad ninguna de ellas. Por ello es que la película no cierra y no parece que tenga un verdadero final; esto pudo haber ocurrido porque se planeaba crear una tercera parte, pero al final solo terminamos con un producto inconcluso.

Aunque siendo sinceros, no todo es terrible en este filme. Los efectos especiales son los mejores que se han visto en cualquier película del personaje, y el traje de Spidey que apareció en esta película es el más parecido que hemos visto en toda adaptaciones fílmicas. Además, tenemos la icónica escena de la muerte de Gwen Stacy que, aunque no fue tan impactante como su homóloga de las historietas, fue efectista, y nos demostró que al final ni un gran superhéroe era capaz de sortear los reveses del destino.

Los efectos especiales siguieron siendo de lo mejor | Imagen: Sony Pictures

Mirándolo en retrospectiva, y poniendo todos estos elementos sobre la balanza, la conclusión general de The Amazing Spider-Man 2 es que se trata de una película mala, muuuuy mala; un aspecto negativo que resaltó bastante frente a lo que otras obras del género superheroico hicieron ese mismo año, como la excelente Guardianes de la Galaxia o la icónica Capitán América: Soldado de Invierno.

Esta película aniquiló el Universo fílmico dirigido por Marc Webb, y de paso terminó afectado a actores como Andrew Garfield. La última estocada, sin embargo, llegaría con la oferta de Marvel Studios a Sony Pictures de compartir los derechos del personaje: entonces la saga de The Amazing Spider-Man terminaría derrumbándose por completo, convirtiéndose así en una de las mayores decepciones para los fanáticos del personaje.

Andrew Garfield será recordado como uno de los Hombres Araña más desaprovechados | Imagen: Sony Pictures

Lo bueno
  • Efectos especiales de notable calidad, tal vez los mejores que se hayan visto en todas las películas de Spider-Man
  • La relación entre Peter Parker y Gwen Stacy, la cual demostró en todo momento una química enorme
Lo malo
  • Actores y personajes mal aprovechados
  • Los trajes de villanos más horribles que se hayan visto hasta la fecha
  • Repetición de eventos que ya se encontraban incrustados en la memoria colectiva
  • La segunda película quiso abarcar demasiadas tramas, al igual que Spider-Man 3
Veredicto

Un Hombre Araña sumamente inspirador | Imagen: Pop Sugar

Este Spider-Man, pese a lo mal adaptado que fue, es inspirador, y en gran medida debemos esta percepción al carisma que logró imprimirle Andrew Garfield. La relación de Gwen Stacy y Peter Parker también es digna de mención, pues es de lo más orgánica, y en general es recordada con bastante cariño por todos aquellos espectadores que la vieron siendo jóvenes.

Pero lo cierto es que estas dos películas dirigidas por Marc Webb jamás lograron superar la trilogía de Sam Raimi (una saga que, con todo y sus defectos, es evidente que fue hecha con amor). Los actores, y los personajes de estos actores, fueron terriblemente desaprovechados, y aunque en general ambas cintas cuentan efectos especiales bastante buenos, no son lo suficientemente memorables para permitir que las películas protagonizadas por Andrew Garfield sobrevivan al tiempo.

ANUNCIO

Más reseñas