La propuesta podría incrementar los precios de los juegos y retrasar su lanzamiento en nuestro país.

Durante el fin de semana, la cuenta en Twitter de la Cámara de Diputados estuvo muy activa, promocionando las últimas reformas constitucionales que se aprobaron antes de que los integrantes del poder legislativo salieran de vacaciones. A pesar de que los legisladores no avanzaron en sus principales pendientes, sí aprobaron una reforma que afectará a los gamers mexicanos.

Tal y como ya había ocurrido en el Senado, los diputados aprobaron una reforma que otorga facultades a la Secretaría de Gobernación (SEGOB) para establecer los criterios de clasificación de los videojuegos que se vendan y distribuyan en México. La propuesta había sido presentada durante el primer cuatrimestre del año por los senadores Carlos Puente (PVEM) y Cristina Díaz Salazar (PRI), y establece modificación de la ley Orgánica de la Administración Pública Federal y General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes con respecto a la regulación de la clasificación de los videojuegos.

Al igual que en la Cámara de Senadores, los diputados aprobaron por unanimidad la reforma, bajo el argumento de que “busca proteger a los niños y las niñas” y preservar el interés superior de la niñez“” de contenidos violentos o poco aptos para sus edades.

Los diputados prácticamente no discutieron la propuesta, y validaron el estudio académico presentado por los senadores del PRI y PVEM en abril, que establece una relación causal entre los videojuegos violentos y los comportamientos agresivos. Con esto, a partir del próximo año, la SEGOB establecerá nuevos criterios de clasificación de los videojuegos, que buscarán mantener “el respeto a la vida privada, a la paz y a la moral pública, a la dignidad personal y al interés superior de la niñez y no ataque los derechos de terceros”.

Aún no se sabe cómo afectará a los consumidores este cambio, pero podría hacerlo de dos formas: al incrementar los precios de los juegos, debido a que la nueva normativa establece que las clasificaciones deben verse claramente en las cajas de los juegos; o al retrasar su lanzamiento, por las tardanzas propias de la SEGOB para clasificar un título.

Para que la reforma entre en activo, todavía falta la aprobación del poder ejecutivo (el presidente Peña Nieto). Pero si no ha recibido ninguna crítica, ni obstáculo en ninguna de las dos cámaras legislativas, podría ser aprobada en el primer semestre del año.

fuente Cámara de Diputados (Twitter)

temas