Eliminará los mensajes de odio e incluso cuentas, pero no afecta a los personajes con cargos públicos.

Hace más o menos un mes Twitter anunció que modificaría sus normas de uso, con lo que intentaría contrarrestar los comentarios de odio que se difunden a través de la plataforma.

Las nuevas normas ya se activaron, y buscan combatir el racismo, el odio, y el bullying. Con esto, Twitter quiere dejar en manifiesto que no tolerará mensajes de supremacistas, ni ningún tipo de amenaza en contra de cualquier usuario (incluyendo “desear que a alguien le de una enfermedad”).

A partir de hoy Twitter podrá exigir que se eliminen tuits específicos, además de suspender cuentas temporalmente o incluso eliminar permanentemente a usuarios reincidentes. La nueva regulación prohíbe símbolos (incluyendo esvásticas nazis), logotipos o imágenes que promuevan el odio o el ataque a otras personas según su raza, religión u orientación sexual. También se indicó que se eliminarán los tuits que celebren la violencia o glorifiquen a las personas que cometen actos violentos.

“Vamos a ser muy agresivos con esta política y es posible que nos equivoquemos, así que vamos a instaurar también un sistema de apelaciones. Durante las próximas semanas iremos también afinando estas reglas e informaremos a la comunidad sobre el proceso de los cambios”, indicó Twitter.

Twitter ya comenzó a borrar cuentas que fomentan el odio, principalmente de usuarios de Estados Unidos y Reino Unido, incluyendo las cuentas del movimiento Britain First, que tiene un largo historial de mensajes en contra de los musulmanes.

Lamentablemente, cuando pensábamos que Twitter tendría todo para cerrar la cuenta de Donald Trump, vemos que la nueva normativa indica que no aplicará a personas con cargos públicos o personal militar, ni a grupos organizados que se encuentran en procesos de pacificación. Así que ya no esperen que Twitter borre la cuenta de Donald Trump, al menos no mientras siga siendo presidente de Estados Unidos.

fuente Twitter Blog

temas