La CIA espía desde hace más de 10 años a los usuarios de Apple, según Wikileaks

La organización fundada por Julian Assange reveló documentos que demuestran cómo se filtraba la CIA en los productos de Apple desde hace más de una década.

Gracias a WikiLeaks nos enteramos que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos intervino dispositivos de distintas compañías para espiar a sus usuarios. Ahora, la organización dio a conocer un nuevo paquete de documentos de su proyecto Vault 7, la serie de archivos que comenzó a lanzar el 7 de marzo de 2017 y el cual pone en exhibición las actividades de vigilancia electrónica de la CIA.

Según la nueva evidencia, cuyos documentos llevan por título Dark Matter, la CIA ha tenido la capacidad de hackear los productos de Apple como computadoras, tabletas y teléfonos por más de 10 años. La agencia desarrolló malware capaz de infiltrarse en los equipos y dispositivos desde que eran encendidos; y muchas veces, los ataques han sido totalmente indetectables.

De acuerdo con WikiLeaks, la agencia de inteligencia norteamericana metía un malware dentro de EFI/UEFI, la primera pieza del software que los dispositivos y equipos de Apple ejecutan en cuanto se prenden. Esto resulta alarmante si consideramos que este código malicioso penetraba hasta el corazón de los productos de Apple sin importar que se borrara el disco duro o se reinstalara el sistema operativo.

Espionaje de película

Todos en algún momento quisimos ser agentes secretos e infiltrarnos con tecnología de punta en organizaciones criminales que querían acabar con la humanidad. Pero, tras la evidencia que demuestra Dark Matter, parece que para la CIA la humanidad es el enemigo.

Pero como si fuera una película de espías, lo más sorprendente es la manera en la que Agencia Central de Inteligencia instalaba su malware. Un sistema denominado Sonic Screwdriver (en honor a Doctor Who) se guardaba en un chip del adaptador Thunderbolt a Ethernet, la entrada que permite a las computadoras de Apple conectarse con un cable de red. Y sólo eso, cada vez que un usuario se conectaba a través del cable el malware se instalaba en la computadora, sin importar incluso que el disco duro estuviera protegido por una contraseña

La otra forma que tenía la CIA de  hackear los teléfonos, y que resulta la más aterradora, era a través de una app llamada NightSkies 1.2 que utilizaba en 2008, pero la cual sólo podía instalarse directamente y de forma manual en el iPhone 3G. Sí, esto significa que en algún punto entre la fabricación y el envío del teléfono, la unidad era intervenida. NightSkies sólo se conectaba cuando detectaba actividad en el teléfono y manda la información del comportamiento del usuario a un servidor remoto.

Tal vez por eso Apple insiste en mejorar sus sistemas de cifrado y de seguridad. En este sentido el lector de huellas dactilares es un buen ejemplo. Por otro lado, no sé ustedes, pero yo ya estoy pensando seriamente en ponerle una cinta adhesiva a mi cámara, o cifrar mi disco duro.

Lo cierto es que el espionaje está a la orden del día, no sólo por parte de la CIA, gobiernos como los de China y Rusia son acusados constantemente de estar vigilando a sus ciudadanos, después de todo el ojo del BigBrother es más pequeño e intrusivo de lo que podíamos haber imaginado. Hasta ahora Apple no se ha pronunciado al respecto.

fuente Wikileaks

temas