La huella de carbono que están dejando las criptomonedas en el mundo es más grande que la de Irlanda y gasta más electricidad que Perú.

Bitcoin

(Bitcoin)

La nueva fiebre por el Bitcoin y las criptomonedas ha hecho que muchos “inversionistas” creen enormes granjas cibernéticas para minar estas divisas virtuales en países en donde los costos por consumo de energía no son tan elevados, lo cual ha derivado en un mayor consumo de energía en esos países, como Islandia, donde este ejercicio está a punto de rebasar la tasa de consumo de energía de todos los demás habitantes juntos del país.

La naturaleza ya está sufriendo las consecuencias de estos actos. De acuerdo a un artículo publicado por The Guardian, minar criptomonetas consume tanta energía que se liberan alrededor de unos 20 megatones de CO2 en la atmósfera anualmente, esto equivale a lo que genera un país pequeño como Irlanda o el “que produce un millón de vuelos transatlánticos”.

Según las estimaciones del sitio Digiconomist, la industria está encaminada a consumir alrededor de 42TWh anuales, colocándolo por delante de Nueva Zelanda y Hungría y justo detrás de Perú.

Estas son pésimas noticias para todos, porque si la idea es que el negocio crezca, los mineros tendrán que gastar 80% de sus ganancias en pagar el recibo de “la luz” y el cambio climático del planeta sólo se acelerará. Si consideramos que el costo de estas divisas virtuales es inestable y últimamente no ha hecho más que bajar ¿vale realmente la pena la inversión?

Las computadoras de minería se han vuelto más eficientes en el consumo de energía, con la última generación de máquinas capaz de hacer aproximadamente un 20% más de cálculos por MWh de electricidad; pero el problema es que esto solo ha generado que los mineros compren más computadoras lo cual deja a la industria energética con el mismo problema.

Parece que el consumo de energía caerá sólo cuando las criptomonedas lo hagan.

fuente The Guardian

temas