¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Justicia alemana acusa formalmente a la cúpula de Volkswagen por el dieselgate

El ex CEO, el presidente y el actual CEO fueron acusados por la fiscalía por informar tarde a sus inversores sobre el caso.

El director general de Volkswagen, Herbert Diess; el presidente, Hans Dieter Poetsch, y el ex CEO de la compañía automotriz, Martin Winterkorn; fueron acusados formalmente por la fiscalía alemana de cargos criminales por no haber avisado a tiempo a sus inversionistas de la manipulación de emisiones durante las pruebas de control ambiental, de sus autos diésel (conocido comúnmente como Dieselgate). La fiscalía de Braunschweig aseguró que al no haber avisado a tiempo Volkswagen trató de manipular sus acciones en el mercado de valores.

Los cargos se presentan casi cuatro años después de que la Agencia de Protección Ambiental acusó a Volkswagen (y a muchas de sus sub-marcas, como Audi y Porsche) de vender vehículos diesel que contaminaron mucho más de lo que permitieron las regulaciones. En 2015 Volkswagen usó, para este propósito, un software ilegal para engañar las pruebas de motores diesel en Estados Unidos. En ese momento Winterkorn era el CEO de la compañía y Poetsch era el presidente, aunque Diess acababa de unirse al fabricante de automóviles unos meses antes de que el escando estallara.

Los fiscales alegan que los tres celebraron una reunión en junio de 2015 sobre cuándo y cómo divulgar el engaño de emisiones a los reguladores estadounidenses; lo cual ocurrió hasta septiembre, cuando la EPA y la Junta de Recursos del Aire de California revelaron los resultados de su investigación.

La Unión Europea también acusó a Volkswagen de coludir con los otros dos grandes fabricantes de automóviles alemanes, Daimler y BMW, para frenar el despliegue de una mejor tecnología de control de emisiones.

De acuerdo a la agencia de noticias Reuters, la junta de supervisión de la compañía convocó una reunión de emergencia para discutir los cargos. Los abogados de los tres acusados ​​dijeron que impugnarían los cargos de que a sabiendas retenían información vital.

En una declaración emitida después de una reunión de emergencia, el comité ejecutivo de la junta dijo que “no puede ver que hubo un intento deliberado de no informar al mercado de capitales”. Si es aceptado por un tribunal estatal de Braunschweig, la acusación llevaría a una fecha de juicio establecida.