La compañía usará sus vehículos como fase de prueba de su sistema de conducción autónoma.

A diferencia de otros años, centrados en pantallas, realidad virtual o asistentes para el hogar, el CES 2018 le ha dado mucha importancia a los coches autónomos, la próxima gran tendencia tecnológica que dominará en los años por venir. Y como era de esperarse, Intel quiere un trozo de este mercado emergente, que está poniendo a competir a automotrices consolidadas con compañías que hasta hace poco se dedicaban a otras cosas, como el caso de Google o (según varios rumores) incluso Apple.

Así, durante su conferencia magistral en el CES 2018, Intel anunció que finalmente tiene un uso claro para Mobileye, la compañía especializada en tecnología de detección y procesamiento de imágenes para autos, que compró por 15 mil millones de dólares el año pasado. Intel indicó que la tarea principal de Mobileye en lo que resta del año será equipar a 2 millones de automóviles con la tecnología REM (Road Experiment Management) que pondrán a circular en diferentes ciudades del mundo para recabar datos, realizar mapas más detallados de carreteras y calles, además de probar su sistema de conducción autónoma propio.

El plan de Intel y Mobileye se prolongará hasta el 2019, y contarán con el apoyo de socios de la talla de BMW, Nissan y Volkswagen. Intel es clara en indicar que sus vehículos no serán completamente autónomos, sino que tendrán un nivel de conducción autónoma de 2+, por lo que tendrán que ir acompañados de un conductor. Pero también recalcan que esperan alcanzar el nivel 5 (completamente autónomo) en la parte final de este proyecto.

Intel también señaló que su prioridad es demostrar que los sistemas de conducción autónoma son seguros y cómodos, además de encontra runa forma en que los sensores no afeen la estética de los coches. Sin duda, la conducción autónoma está a nada de explotar, pero todavía tendremos que esperar un par de años para que sea algo común.

fuente Engadget

temas