La compañía no pudo hacerse con una cuota importante en el competido mercado de los drones.

GoPro es la reina absoluta en el mercado de las cámaras de acción, pero no las ha tenido todas consigo en sus otros intentos por invadir más mercados. Hace dos años la compañía anunció con bombo y platillo el lanzamiento de su primer drone comercial: el espectacular Karma. Pero después de varios accidentes que involucraron al drone, GoPro decidió sacar el drone del mercado, lo que significó una enorme pérdida de dinero para la compañía, a pesar de un posterior relanzamiento.

Ahora, usando como marco su informe anual con accionistas, GoPro anunció que abandonará el mercado de los drones, por no ser redituable para sus finanzas.  El mismo Nicholas Woodman, CEO de la compañía, fue el responsable de dar a conocer la noticia, señalando que no pudieron con el desafío de obtener ganancias de un mercado “extremadamente competitivo” a pesar de que, de acuerdo con GoPro, lograron ocupar el segundo puesto en ventas en los drones de gama alta.

El anuncio también representa el fin de la división de drones y el despido de dos centenares de empleados. El CEO también indicó que las nuevas reglamentación que comenzarán a entrar en vigor este año en Europa y Estados Unidos bajarán las ventas de los drones en los principales mercados, así que es un buen momento para abandonar el sector de negocios.

“Estos factores hacen que el mercado de los vehículos aéreos sea insostenible y GoPro saldrá del mercado después de vender su inventario restante de Karma. Es importante mencionar que GoPro continuará brindando servicio y asistencia a los clientes de Karma en los próximos años”, señaló Woodman.

En el informe también se indica que el fin de la división de drones significa que GoPro reducirá su plantilla de empleados directos, que pasará de 1,254 empleados a “menos de 1,000”. A pesar de no tener las ganancias esperadas en el 2017, sostienen que la reestructuración y su nuevo hardware hará que la compañía repunte en el 2018.

fuente oPro

temas