Aparentemente el vehículo aéreo no tripulado se apagaba a medio vuelo.

Desde mediados de año GoPro inició una enorme campaña de promoción de su primer drone comercial, el espectacular Karma. Se trataba de un dispositivo volador que incluía un estabilizador desmontable que se podía colocar en una bicicleta, un casco o un coche. El drone no era precisamente barato, costaba 800 dólares (en México se llegó a vender en 21,566 pesos.) e incluso existían paquetes más caros dependiendo de la cámara GoPro que incluyera.

Después de que se reportaron varios accidentes que involucraron al drone (ninguno de gravedad), se determinó sacarlo del mercado. La razón principal es que varios Karma se apagaron sin una razón aparente en medio de un vuelo y se precipitaron al suelo, poniendo en peligro a los usuarios y a las personas a su alrededor.

GoPro anunció que reenbolsará la totalidad del costo del dispositivo a los usuarios que adquirieron el drone, además de que sacará del mercado los que siguen en tiendas. Por el momento la compañía no se plantea reparar los dispositivos y relanzarlos, por lo que es probable que Karma sea un duro golpe a las finanzas de GoPro.

fuente goPro

temas