Los vehículos aéreos siguen multiplicando sus usos.

Los drones cada vez están más presentes en la vida diaria, por ello no es raro que a un ruso amante de al tecnología se le ocurriera usar uno de estos armatostes para transportar a su hijo, quien fue arrastrado por la nieve mientras iba a bordo de una tabla de snowboarding simulando ser un experto en el arte de deslizarse por las gélidas superficies. El niño se la pasó bastante bien, aunque nunca alcanzo velocidades desbordantes.

Es casi seguro que un drone convencional no podría arrastrar por la nieve a un adulto, pero es un uso curioso que tal vez en el mañana, con drones más potentes y accesibles, podríamos ver por el Ajusco cuando se llena de nieve.

vía The Verge

fuente Valplushka (YouTube)

temas