La compañía patentó un sistema que tendrá que replicar en varias ciudades para volver factible su plan de usar drones repartidores.

Hace cuatro años Amazon sorprendió al mundo anunciando el proyecto Prime Air, que les permitiría usar drones para repartir los productos de su tienda en línea. Si bien muchos pensaban que este plan era demasiado ambicioso y poco viable,  la compañía siguió adelante con el proyecto con todo el respaldo de Jeff Bezos, el fundador y CEO de Amazon. Desde entonces el proyecto ha ido paso a paso, pero incluso ya realizó su primera entrega.

Ahora, gracias a la Oficina de Patentes de los Estados Unidos (USPTO, por sus siglas en inglés) sabemos que Amazon patentó un extraño rascacielos que tendría como fin ser una especie de “colmena” para sus drones.

La colmena de Amazon sería un enorme cilindro, con múltiples niveles y ventanas, que se colocaría en el centro de las ciudades más importantes del mundo. Desde ahí partirían los drones para realizar sus entregas, y luego regresarían para resguardarse cuando no están activos.

La idea es que la colmena ayudaría a evitar algunos de los problemas de logística de entregas, como las distancias. Pero para ser funcional Amazon tendría que comprar muchos terrenos alrededor del mundo. Aunque su diseño hace posible que pueda ser funcional con bastante menos espacio del que requerirían oficinas o bodegas normales.

Como siempre ocurre en el caso de las patentes, no es seguro que la compañía lleve esta idea a la realidad en corto tiempo, incluso es muy probable que nunca lo haga, como sucede con las miles de ideas registradas por otras compañías.

fuente USPTO

temas