Luego de una serie de investigacions profundas, la compañía parece atisbar cual fue el problema que causó la explosión del lanzamiento de uno de sus cohetes. 

Elon Musk, CEO de SpaceX, anunció que, después de romperse la cabeza durante un tiempo, por fin saben que ocasionó la explosión del Falcon 9 el 1 de septiembre pasado, y gracias a la detección de la falla tanto Musk como la gente de SpaceX esperan que el cohete vuelva probarse a mediados de diciembre. 

El día de ayer, el también CEO de Tesla, dijo para CNBC que básicamente el problema se debió al helio líquido, materiales de fibra de carbono avanzados y oxígeno sólido, ya que cuando el oxígeno se enfría demasiado suele pasar a una fase sólida. Esto significa que el oxígeno líquido subenfriado que SpaceX utiliza como propulsor se enfrió demás hasta convertirse en un sólido y, obviamente, esto no debe pasar.

Es posible que el oxígeno sólido haya tenido una mala reacción con otra pieza de hardware, uno de los recipientes a presión de helio líquido del vehículo. Estos recipientes son responsables de llenar y presurizar el espacio vacío que queda cuando el propulsor sale del tanque. El propulsor es de oxígeno líquido subenfriado. Ahora, los buques de la nave también están envueltos con un material de fibra de carbono, por lo tanto el oxígeno sólido que se formó pudo haberse encendido con el carbono, causando la explosión que destruyó el cohete.

Aunque SpaceX no ha dado más detalles que los presentados a la CNBC, algunos medios especulan que los recipientes a presión que contienen el helio -y que fueron petición de Musk- pudieron haberse enfriado demasiado congelando el oxígeno.

A pesar de todo,  SpaceX confía en volver a lanzar uno de sus cohetes hacia el final del año, al tiempo que asegura estar mejorando sus procesos de carga de helio en los recipientes para que este tipo de accidentes no vuelvan a suceder. Estaremos atentos al nuevo lanzamiento del Falcon 9.

vía The Verge

fuente CNBC

temas