La planta fue descubierta por un investigador mexicano y un equipo internacional. 

Durante el Congreso Mexicano de Etnobiología se anunció que el biólogo Jorge Carlos Trejo Torres encontró henequén verde (Agave sisalana) en cuatro localidades de Yucatán. A pesar de que la planta, conocida como ya’ax ki en maya, es endémica de la zona se creía extinta desde hace años.

La planta se usa para la producción del 85 por ciento de la producción mundial de fibras duras, por ser muy fina y de excelente calidad, pero después de que se regó por el mundo casi desapareció de Yucatán y tuvo que ceder su lugar al henequén blanco local.

Trejo Torres, doctor en ciencias biológicas por el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), colaboró con George Gann, investigador de The Institute for Regional Conservation, y Maarten Christenhusz, del Royal Botanic Gardens (Reino Unido), en la investigación.

“De cerca de una docena de campesinos mayas con los que he hablado, solamente uno reconoce su nombre ya’ax ki, aunque dice que no sirve porque tiene una fibra muy fina, y esto es interesante porque precisamente por ello se hizo todo un comercio mundial, mientras en Yucatán nos especializamos en cultivar el henequén blanco”, señaló Trejo.

Las principales características del henequén  verde son que se acaula (no tiene tronco), los bordes de sus hojas tienen muy pocas y muy pequeñas espinas (y pueden no tenerlas), y la espina terminal de la hoja brota, tiene bandas de colores entre amarillo, rojo y café. Cuando crece, se vuelve más robusto que el henequén blanco. Además este tipo de agave tiene fibras más finas, más flexibles y de mejor calidad que otras variedades. Al ser una fibra larga, flexible y de buena calidad, se usa para elaborar bolsas para té, papel carbón y para cigarros, filtros para café, billetes, chequeras y periódicos.

temas