Esta variedad del maíz azul fue desarrollada en el Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados (Cinvestav ) de la Unidad Irapuato, con lo que se busca ayudar tanto a consumidores  como a los agricultores.

El proyecto, dirigido por el doctor Axel Tiessen Favier, buscaba aprovechar la popularidad del maíz en nuestro país para conseguir desarrollar una variedad que tuviera potenciada su calidad vitamínica y sus antocianinas. Lo anterior traería a largo plazo beneficios a la salud de su consumidor y mayores ingresos al agricultor que decidiera usarlo.

Como resultado se obtuvo Vitamaíz, un tipo de maíz azul que aporta una mayor cantidad de carotenos y antioxidantes celulare, compuestos que ayudan a combatir problemas cardiovasculares, envejecimiento celular y prevenir el cáncer.

“Queremos incrementar la diversidad de los maíces con pigmentación oscura, combinando las antocianinas con los carotenos y los aminoácidos”, explicó Tiessen Favier.

Axel-Tiessen-Favier
Axel Tiessen Favier, el padre del Vitamaíz (foto: Agencia ID)

Para diseñar esta variedad de maíz se buscó durante 7 años la mejor combinación de genes de la planta en su versión criolla, de la selección se eligieron los alelos con mayor cantidad de antioxidantes. Estos alelos azules se añadieron al fondo genético de líneas puras del maíz. Después se realizaron varios ciclos de retrocruza y selección de granos individuales, para así obtener semillas con las características deseadas: pigmentación azul, dureza de grano y mayor resistencia a insectos y plagas, con lo que se busca ayudar también a los agricultores. Tiessen Favier recalca que la recombinación genética se hizo aplicando una metodología clásica, por medio de cruzas, por estar en contra del método transgénico usado por las grandes compañías.

“Tardamos más tiempo en generar las variedades de manera tradicional; desde hace siete años iniciamos el proyecto con apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (Sagarpa), pero cuando estén listos no habrá problemas para comercializarlos, incluso bajo la modalidad de agricultura orgánica, porque tienen las raíces de los criollos mexicanos. El Vitamaíz va ser híbrido, pero no transgénico,”  aseguró Tiessen Favier, quien realizó la mayoría de sus estudios en Alemania.

Actualmente, la cantidad de Vitamaíz con que se cuenta es escasa, la principal razón por la que el producto no ha salido al mercado. Sin embargo, se espera que en tres años ya esté disponible la semilla híbrida en suficiente cantidad como para comercializarse.

* Foto de portada: Rowena

fuente La Jornada

temas