Curan a segundo paciente con VIH a través de un trasplante de células madre

A pesar de los riesgos que implica este tratamiento en pacientes con VIH, los expertos aseguran que podría ser replicado.
(Foto: Getty Images)

Por segunda ocasión en el mundo, un paciente con VIH logró ser curado después de haber sido sometido a un trasplante de células madre, como reportaron este martes 10 de marzo los médicos que lo trataron.

El “Paciente de Londres”, como ha sido llamado, se convirtió en una esperanza para hallar una cura contra el VIH, cuando hace un más de tres años comenzó un tratamiento para erradicar un cáncer conocido como linfoma de Hodgkin, que afecta las células del sistema inmunitario. Desde 2012 este paciente fue reportado con la enfermedad de Hodgkin, y en 2016 inició su tratamiento. Su nombre es Adam Castillejo, tiene 40 años y este lunes 9 de marzo decidió revelar su identidad a través de una reportaje publicado en The New York Times.

Si bien desde hace un año que Castillejo se convirtió en una nueva esperanza para encontrar la cura contra el VIH, investigadores de la Universidad de Cambridge decidieron guardar cautela. Sin embargo, y ahora, que el paciente de Londres ya lleva 30 meses sin necesidad de requerir medicamentos antirretrovirales y que no tiene ningún signo detectable del virus en su cuerpo, el profesor Ravindra Gupta, a través de un estudio publicado en The Lancet HIV, finalmente consideró pertinente dar por hecho que Castillejo fue curado de VIH dado que los nuevos resultados son “todavía más determinantes”.

“Nuestros resultados muestran que el éxito del trasplante de células madre, como una cura para el VIH, se puede replicar”, aseguró Ravindra Kumar Gupta, de la Universidad de Cambridge y coautor de este trabajo. “Es importante señalar que este tratamiento es de alto riesgo y solo se usa como última opción para pacientes con VIH que padecen enfermedades hematológicas que ponen en riesgo su vida. Por tanto, no es una opción que podría ofrecerse se forma generalizada a pacientes que ya siguen un tratamiento antirretroviral con éxito”, explicó.

La primera vez que se conoció que un paciente con VIH fue curado ocurrió en 2011. Se le conoció como el “Paciente de Berlín” y fue sometido a trasplante de médula ósea. En ese entonces, al tratarse de un caso aislado los expertos consideraron que se trataba de un simple golpe de suerte. Pero a pesar de que Kumar Gupta aseguró que se trata de un tratamiento de alto riesgo, dado que se requieren de células madres de otros donantes que provocarían severas complicaciones en el organismo de los paciente, y que por lo tanto no podría utilizarse de manera “generalizada”, sí mencionó que podría ser replicado.

Actualmente, alrededor de 38 millones de personas están enfermas de VIH alrededor de todo el mundo. 

ANUNCIO