Un cóctel de estreptococo, estafilococo, difteroides y E. Coli se mete por tu boca mientras hablas y sube por tu mano mientras escribes.

Telefono en el baño

(dailymail)

El año pasado la Universidad de Arizona realizó un estudio en el que descubrió que un teléfono celular tiene en promedio 10 veces más bacterias que la tapa de un inodoro ¿Adivinen qué? En México la cantidad de bacterias es muy superior.

De acuerdo a un informe del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) los celulares tienen 18 veces más bacterias de estreptococo, estafilococo, difteroides y E. Coli que tu taza del baño. Lo interesante del asunto es que a las personas les da asco entra a los baños públicos a hacer sus necesidades por temor a un contagio, pero no tienen reparo alguno en hablar por teléfono, acercárselo a la cara o dárselo a un niño para que juegue.

Brenda Ramírez Vega, coordinadora auxiliar de Salud Pública del Seguro Social en Chihuahua, destacó que estas bacterias causan enfermedades infecciosas que se contagian muy fácilmente y algunas muestran resistencia a los antibióticos.

La superficie tibia de los teléfonos móviles es ideal para que las bacterias se reproduzcan. Las bacterias tienen capacidad de adherirse a este material inerte por medio de moléculas en sus membranas; luego de su adhesión, son capaces de formar un biofilme, incluso, metabolizar componentes del plástico y utilizarlos como nutrientes, luego llegar a la boca y de allí al interior del cuerpo.

Esto no debería espantar a nadie, dado que los teléfonos están en contacto permanente con nuestras manos (sin mencionar que siempre lo “usamos” en el baño). Los especialistas recomiendan desinfectar los equipos constantemente, lavarse las manos y evitar, en la medida de lo posible, ponerlo en contacto con pacientes en hospitales.

fuente IMSS (Comunicado)

temas