Un estudio científico demostró que es posible transmitir sonido a un feto de una manera poco convencional.

Un equipo de embriólogos españoles, financiados por el Instituto Marqués de Barcelona, realizó una larga investigación con más de 100 mujeres embarazadas, que buscaba determinar si era posible que los fetos escuchen música. El estudio llegó a la conclusión de que es casi imposible que un feto pueda oír cualquier tipo de sonido de la forma en que las madres occidentales suelen hacerlo: colocando audífonos en su vientre.

Sorprendentemente, los investigadores descubrieron que los fetos sí eran capaces de percibir ondas sonoras, pero sólo si les eran transmitidas a través de la vagina de su madre. La razón de lo anterior se deriva de que la vagina apenas tiene tejidos blandos, los cuales absorben los sonidos, por lo que la música puede llegarles a los fetos casi directamente desde esta parte del cuerpo.

“Descubrimos que la única vía para que (los fetos) oigan es emitir música desde la vagina de la madre. El sonido que les llega por el abdomen de su madre casi no lo perciben porque los tejidos blandos del abdomen y del interior del cuerpo de absorben las ondas sonoras”, indicó Marisa López-Teijón, principal responsable de la investigación.

Los embriólogos usaron un aparato similar a un tapón, conectado con un smartphone, para transmitir la música a través de la vagina.

feto1
El dispositivo que permite escuchar música al feto

De acuerdo con el estudio, a partir de las 16 semanas de gestación (10 antes de lo que se creía hasta ahora) los fetos pueden percibir y diferenciar sonidos musicales, reaccionando al estímulo sonoro musical abriendo la boca y sacando la lengua al máximo (¿les habrán puesto una canción de Kiss?).

Los embriólogos concluyeron que la música induce una respuesta de movimientos de vocalización en los fetos porque activa circuitos cerebrales de estimulación del lenguaje. Además de descubrir la manera más eficaz de estimular a través de la música a los fetos, el nuevo sistema también permite descartar la sordera fetal.

vía PR News

fuente British Medical Ultrasound Society

temas