El inicio de la tercera fase de la exploración lunar por parte del gobierno chino fue un éxito.

El programa de exploración lunar del gobierno de China, el cual ya nos trajo al rover de exploración Yutu, inició su tercera cuyo principal propósito es mandar a la Luna sondas no tripuladas que puedan viajar de ida y vuelta para traer piedras lunares.

Para marcar el arranque de la fase tres de su proyecto, la Administración Espacial Nacional de China (CNSA) mandó el 23 de octubre, como parte de una prueba intermedia, a la sonda Chang’e 5-T1, la cual probó que los sistemas que permiten mandar de ida y regreso un vehículo de este tipo son confiables.

sonda1
Los especialistas chinos exploraran los daños que recibió la sonda en su regreso a la Tierra

La sonda regresó el fin de semana pasado, aterrizando en Mongolia, después de poco más de ocho días de que salió de la Tierra, recorriendo aproximadamente 840,000 kilómetros en su viaje. En esta prueba la sonda sólo sobrevoló la Luna, consiguiendo tomar una espectacular foto de nuestro satélite, en la que se aprecia la Tierra en el fondo.

sonda3
La espectacular foto que tomó Chang’e 5-T1

La prueba final para la tecnología china se dará en el 2017, cuando la fase tres del programa de exploración lunar realice su más ambiciosos proyecto: lanzar la sonda Chang’e 5, que será la primera en recavar información y dos kilos de rocas lunares para posteriormente regresar a la Tierra con material que podrá ser analizado de primera mano por los especialistas chinos.

fuente Xinhuanet

temas