Nuestro satélite “rejuvenece” más rápido de lo que creíamos.

Un equipo de investigadores formado por científicos de la Universidad Estatal de Arizona y la Universidad de Cornell descubrió que los rasgos de la Luna cambian más rápido de lo que pensábamos. De acuerdo con el estudio, realizado gracias a las fotos de la superficie lunar que tomó la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter durante siete años, la Luna cambia su “cara” por los impactos que recibe.

Ya se sabía que los impactos con objetos espaciales cambiaban la apariencia de la Luna, pero se creía que el fenómeno era menos constante. Gracias a la sonda Reconnaissance Orbiter, ahora sabemos que los nuevos cráteres que se forman en nuestro satélite son 33% más de lo que se calculaba, y se forman 100% más rápido de lo que se pensaba.

“Antes de que la sonda se pusiera en marcha en 2009, pensábamos que llevaba de cientos a miles de años cambiar la capa de la superficie lunar significativamente. Sin embargo, hemos descubierto que los materiales de la superficie de la Luna se trasforman completamente cada 80,000 años más o menos” indicó Emerson Speyerer, principal responsable del estudio.

La sonda observó 222 nuevos cráteres de más de 10 metros de diámetro que se formaron a lo largo de los últimos 7 años. Los cráteres le dieron una apariencia distinta a la superficie de la Luna. En sus resultados los científicos determinaron que los rasgos de la superficie que se consideraban jóvenes lo son aun más de lo que se pensaba en análisis anteriores.

fuente Nature

temas