Un recuento por algunas de las grandes mujeres que cambiaron el panorama científico.

Hasta el día de hoy una mujer que se dedica a las ciencias no es lo más común. Las diferencias sociales que desde la escuela más básica se marcan suelen crear barreras más difíciles de cruzar para las mujeres que para los hombres. Una muestra de ello se encuentra en la historia de las ciencias, que suele colocar en un sitio marginal a las mujeres que han hecho aportes fundamentales para el entendimiento contemporáneo.

Como sabrán, el Día Internacional de la Mujer conmemora la lucha de las mujeres por su derecho a la participación equitativa en la sociedad y a su desarrollo como personas. No quisimos dejar pasar la fecha sólo con una obtusa felicitación, así que decidimos enumerar a algunas de las mujeres más relevantes en la ciencia. Sabemos que hay muchas más, pero decidimos elegir diez que merecen mucho más reconocimiento del que tienen actualmente.

Probablemente un día no habrá necesidad de rememorar a las mujeres en la ciencia, porque ocuparán el lugar que merecen en la historia.

1. Carolina Herschel (1750-1848)

Caroline-Herschel

La primera astrónoma profesional nació en Hanover, Alemania. Proveniente de una familia de músicos con una educación de vanguardia, la madre de Carolina Herschel consideró que su hija sólo necesitaba saber lo indispensable para ser una buena ama de casa. No obstante, fue una autodidacta en astronomía junto con su hermano William. Tal relación le valió una pensión real que le dio independencia y le abrió las puertas para desarrollar sus increíbles descubrimientos. Junto con su hermano construyó numerosos telescopios, descubrió ocho cometas (seis de los cuales llevan su nombre) y presentó las primeras pruebas de que la gravedad existía fuera del Sistema Solar.

2. Ada Lovelace (1815-1852)

Ada-Lovelace

Hija del poeta conocido como Lord Byron, Ada Lovelace nació en Londres. Fue una matemática autodidacta que es considerada por muchos como la primera programadora de la historia, gracias a su trabajo sobre la Máquina Calculadora de Charles Babbage. Mientras que la mayoría de sus contemporáneos veían en las máquinas simples herramientas para hacer cálculos numéricos, la también conocida como Condesa de Lovelace supo vislumbrar el verdadero futuro de la computación. Sus notas al trabajo de Luigi Menabrea constituyen el primer algoritmo codificado para que una máquina lo procese. Lo que desde cierto punto de vista se podría entender como el primer programa de la historia.

3. Maria Mitchell (1818-1889)

Maria-Mitchell

Maria Mitchell nació en Nantucket, Estados Unidos. Sorprendentemente, recibió una educación avanzada para las mujeres de su tiempo, pues pertenecía a la sociedad religiosa de los Quakeros, quienes creían que niños y niñas debían ser educados de la misma manera. En 1847 respondió la convocatoria de Federico IV de Dinamarca, quien prometió una medalla de oro para quien descubriera un cometa. El “C/1847 T1”, o también cariñosamente conocido como el Miss Mitchell’s Comet, que le valió a Maria ser la segunda mujer en la historia en descubrir un cuerpo celeste de este tipo.

4. Lise Meitner (1878-1968)

Lise-Meitner

Nacionalizada Sueca, Lise Meitner nació en Viena, en lo que en aquel momento era conocido como el Imperio Austrohúngaro. Entre sus múltiples aportaciones a la ciencia, ella fue quien introdujo el término “fisión nuclear” y quien allanó el camino para que Otto Hahn y Fritz Strassmann produjeran el primer ejemplo de aquel fenómeno. A pesar de todo su trabajo relativo a la teoría atómica y la radioactividad, el Premio Nobel fue entregado a Otto Hahn y no a ella, porque era de origen judío. No obstante, fue premiada por otras instancias múltiples veces a lo largo de su carrera, y tanto su intelecto como su trato dejaron una marca imborrable para quienes la conocieron.

5. Emmy Noether (1882-1935)

Emmy-Noether

Nacida en Baviera, Alemania, Emmy Noether es una de las matemáticas más importantes de la historia y una de las mujeres más importante en la ciencia moderna. Sus aportes al álgebra, cuerpos numéricos y cálculo de variaciones son fundamentales; y su teorema de Noether explica la conexión entre la simetría en física y las leyes de conservación. Padeció la persecución antisemita en las universidades por parte de los nazis, y tuvo que emigrar a Estados Unidos, donde murió a la edad de 53 años, antes de poder regresar a su país.

6. Cecilia Payne-Gaposckin (1900-1979)

Cecilia-Payne-Gaposchkin

Nacida en Inglaterra, tuvo que emigrar a los Estados Unidos para poder alcanzar el grado de doctora en astronomía. En su tesis doctoral, presentada en 1925, defendió que las estrellas estaban principalmente compuestas de hidrógeno. Su maestro, el astrónomo Otto Struve sostuvo que la tesis de Payne era la más brillante en el campo de la astronomía de toda la historia. Cecilia Payne estuvo muchos años en Harvard sin un puesto oficial, pero terminó por convertirse en la primera profesora asociada en esa institución, y más tarde en la primera mujer que dirigió un departamento.

7. Rita Levi-Montalcini (1909-2012)

Rita-Levi-Montalcini

Originaria de Turín, Italia, Rita Levi-Montalcini fue una tenaz joven que logró graduarse summa cum laude de la Facultad de Medicina de Turín. En 1938 Benito Mussolini publicó un manifiesto en el que se prohibía que los judíos accedieran a una carrera académica profesional, por lo que Levi-Montalcini tuvo que conformarse con continuar sus investigaciones desde un pequeño laboratorio montado en su casa. En 1945 fue profesora invitada en la Universidad de Washington, donde desarrollaría la investigación que la haría acreedora del Premio Nobel de Fisiología o Medicina. Junto con Stanley Cohen descubrió que las células sólo se multiplican cuando reciben la orden de hacerlo, dicha orden es transmitida por unas sustancias a las que llamó “factores de crecimiento”.

8. Rosalind Franklin (1920-1958)

Rosalind-Franklin

Nacida en Londres, llevó a cabo todo su desarrollo profesional en el King’s College. Rosalind Franklin tomó la famosa Fotografía 51, la cual demostró que la estructura del ADN era doble helicoidal. Este trabajo inspiró a James Watson y Francis Crik, quienes obtuvieron el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1962. Esto ha desatado numerosas críticas, pues los más férreos defensores del trabajo de Franklin aseguran que el descubrimiento de la Fotografía 51 y la demostración de la estructura del ADN pertenecen a ella, y no a Watson y Crik. Lo cierto es que la fotografía de Franklin llegó a manos de estos investigadores sin el permiso de ella, y que ellos, después de recibir el Nobel, declararon que la respetaban intelectualmente.

9. Valentina Tereshkova (1937)

Valentina-Tereshkova

La historia de esta mujer nacida en la vieja URSS es un ejemplo de tenacidad y amor por la ciencia. En 1963 y a los 26 años, Valentina Tereshkova se convirtió en la primera mujer en llegar al espacio, a bordo del Vostok 6. Obtuvo esta oportunidad gracias a un programa soviético de mujeres cosmonautas. Su desempeño en órbita no satisfizo al líder de la misión, por lo que no tomó control manual de la nave, como estaba planeado. Poco después de su regreso, el programa fue suspendido y ninguna mujer volvió a cruzar la órbita terrestre sino hasta 19 años después. Sin embargo, esto no la desanimó, en 1969 se graduó como ingeniera espacial y ocho años después obtuvo su doctorado en ingeniería.

10. Jocelym Bell Burnell (1943)

Jocelym-Bell-Burnell-2

Originaria de Belfast, Irlanda del Norte, Jocelym Bell Burnell también fue educada bajo los principios Quakeros. Desde muy joven fue animada para seguir el camino de la física y la astronomía. Participó en la construcción de un radiotelescopio para el estudio de los quásares y descubrió la primera radioseñal de un púlsar. Ha sido reconocida con numerosos reconocimientos a lo largo de su carrera, aunque de manera polémica el Nobel le fue negado. También pertenece a la Orden del Imperio Británico y a la Royal Society.

temas