Científicos descubrieron una proteína que además de impedir que helado se derrita rápido, también le da una consistencia más cremosa.

El helado es una de esas maravillas que tienen que estar entre los básicos de los amantes del postre, y aunque se disfruta mucho más en cono, muchas veces puede resultar sumamente incómodo después de llevarlo un rato, especialmente en el verano.

Un grupo de científicos de las universidades de Dundee y Edimburgo, han descubierto una proteína denominada BsIA, que es capaz de evitar que los helados se derritan rápidamente, el truco está en su posibilidad de unificar mejor el aire, la grasa y el agua en el helado.

Pero permanecer en un estado aceptable durante más tiempo no es la única característica positiva –y deliciosa– de la proteína, sino que también al evitar que se formen esos molestos cristales de hielo también consigue que nuestro postre tenga una consistencia muy cremosa además de conseguir que el helado tenga mucha menos grasa saturada y calorías.

Los científicos encontraron la manera de desarrollar la proteína que comúnmente se encuentra en las bacterias de algunos alimentos con la ayuda del Engineering and Physical Sciences Research Council y el Biotechnology and Biological Sciences Research Council. Seguirán trabajando en su descubrimiento para que pueda utilizarse en productos para el público, esto podría tomar de tres a cinco años.

Así que en unos años podremos olvidarnos de esos molestos dedos pegajosos, y disfrutaremos mucho más de un buen helado.

vía Gizmodo

fuente University of Dundee

temas