¿Comes muchas palomitas de maíz? Esta es la razón por la que quizá no deberías

Parece que tendremos que cambiar nuestra dieta en el cine

Hay una razón extra para que consideres reducir tu consumo de comida rápida: puede contener un conjunto de químicos que tienen una función absurda y a la vez fascinante. ¿Has notado que la grasa de la pizza mancha muy poco la caja, incluso a pesar de que este material es muy absorbente?, ¿y te has preguntado por qué la mantequilla de las palomitas no atraviesan el papel? Pues la respuesta es que hay un compuesto de químicos que tienen esta función y podría estar no solo en tu estómago, sino en todo tu cuerpo.

También te recomendamos: ¿Qué significa el número que viene escrito en todas las botellas?

Las así llamadas sustancias perfluoroalquiladas (o PFAS por sus siglas en inglés) tienen una función bastante curiosa en la industria de los alimentos, pues muchos envases están cubiertos de esa sustancia para conservar mejor los productos. Por ejemplo el papel de las hamburguesas es rociado con PFAS para evitar que se adhiera al pan, lo mismo que el bowl eco-friendly de cartoncillo para evitar que absorba la humedad de tu ensalada. Pero no es la única función de los PFAS, pues también los usan los bomberos para apagar incendios causados por sustancias altamente inflamables como gases o resinas.

En suma estas sustancias tienen una función a veces útil, pero desde hace un tiempo activistas y científicos han alertado a la población acerca de los daños que podrían causar los PFAS al medio ambiente. Esto porque son potenciales contaminantes de ríos y mares. Por otro lado también se ha llamado la atención sobre los posibles daños que puede causar a la salud: problemas reproductivos, elevación de colesterol en el organismo, problemas en el sistema inmunológico e incluso podría ser cancerígeno.

A esto se suma que un estudio realizado entre 2003 y 2014 mostró que las personas que consumen más palomitas de microondas tienen un nivel de PFAS más elevado. También se encontró que estas sustancias podrían filtrarse al sistema circulatorio. Por lo tanto las personas que consumen más palomitas de maíz tienen más PFAS en la sangre, y podrían correr el riesgo de contraer alguna de las afectaciones anteriores.

Por último el estudio reveló que una dieta alta en mariscos también puede ocasionar un aumento de PFAS en la sangre de los consumidores.