¿Quién no querría tener pizzas gratis el resto de su vida?

Como cualquier otro lugar en el mundo digital, siempre hay una forma de darle la vuelta a la seguridad, y alguien que había encontrado la fuente de las pizzas infinitas decidió que tal vez no estaba haciendo lo correcto.

El británico Paul Price logró hackear la aplicación de Domino’s Pizza para Android con unas modificaciones que le consiguieron la manera de hacer pedidos sin que le cobraran. De pronto, este hombre vio que ya estaban preparando su pizza y el resto de su pedido y, tras marcarle a la tienda, confirmó que su hackeo había sido exitoso y tendría su pedido en 20 minutos.

Parecía que todo iba a seguir su rumbo hasta que, mientras esperaba la pizza, las tiras de pollo y una galleta con helado, la conciencia entró en juego…

“Mi primer pensamiento fue: increíble. Mi segundo pensamiento: mierda.”

Al final Price decidió marcar a la tienda para avisar que pagaría en efectivo los 37 dólares de su orden. Domino’s Pizza ya corrigió las fallas de su aplicación, así que todos aquellos que deseen su pizza gratis con ese error de seguridad, lástima, tendrán que seguir pagando.

fuente Digital Trends

temas