La crisis de la automotriz ya alcanzó a su filial nacional.

No para el enorme escándalo internacional en el que se ha visto envuelto Volkswagen desde hace un par de semanas, producto del descubrimiento de que el software defeat device, presente en varios modelos de los autos de la marca desde el 2009, se encargaba de manipular las emisiones contaminantes durante las pruebas de control ambiental.

En nuestro país la marca alemana no ha estado exenta de inconvenientes. La revelación de la manipulación de defeat device alertó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), cuyos representantes contemplan multar a la filial de la empresa después de concluir sus propias investigaciones.

Además, ayer se dio a conocer que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) también está tras la pista de ñas irregularidades ecológicas de Volkswagen. Lorena Martínez, titular de la dependencia, indicó en entrevista con Proceso que, de comprobarse el fraude ambiental, la automotriz podría recibir una multa de 118 mil millones de pesos.

Lorena Martínez
Lorena Martínez

De acuerdo con Martínez, si se comprueba que las unidades vendidas en el mercado local por Volkswagen desde 2009 manipulaban sus emisiones contaminantes, habrían violando sistemáticamente la Ley Federal de Protección al Consumidor al engañar a los clientes sobre un producto distinto al que se les ofreció.

“La compañía caería en el supuesto de una publicidad engañosa o en el engaño a los consumidores, si se comprueba el manipuleo ilegal de las unidades vendidas en el país”, señaló Martínez.

La responsable de Profeco indicó que, de comprobarse la irregularidad, la multa para la automotriz será de 3.7 millones de pesos por cada operación de compraventa. Según los datos oficiales de Volkswagen, la compañía vendió en México al menos 32 mil vehículos con el motor modificado, por lo que el monto total a pagar por la firma alemana sería de 118 mil millones de pesos.

Aun es pronto para saber si la multa llegará a darse, y más en una cantidad tan grande. Por el momento, Profeco se encuentra esperando los dictámenes finales de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.

fuente Proceso

temas