El miembro de Parlamente pidió disculpas y prometió que nunca volverá a suceder.

Durante el fin de semana pasado, el diario británico The Sun publicó una serie fotos de una sesión del Comité de Trabajo y Pensión del Parlamento de Reino Unido, en donde aparece el representante Nigel Mills jugando Candy Crush en su iPad. El problema es que la imagen fue tomada durante una reunión de trabajo.

Como podrán imaginarse, la publicación de las fotografías desató un escándalo, provocando que Mills pidiera una disculpa pública en la que aseguró que esto “no pasará de nuevo”. Además, el político reconoció que no es una conducta digna de un miembro de una institución como de la que él forma parte.

“Me disculpo sin reservas por mi comportamiento en la reunión del Comité, me doy cuenta de que esto no es lo que se espera de un miembro del Parlamento.”

Posteriormente, otro miembro conservador del Parlamento, Sir Edward Leigh, dijo que él había “sobrevivido” varios años al frente del Comité y que, efectivamente, fue algo muy aburrido. Sin embargo, Leigh señala que siempre él logró trabajar sin dormirse y sin la necesidad de jugar videojuegos, aunque declaró que si Nigel necesita mantenerse despierto jugando: “¡Bien por él!”.

Luego de que The Sun publicara las imágenes, la Cámara de los Comunes empezó una investigación, debido a que sacar fotos en sesiones va contra las reglas del Parlamento.

fuente The Sun

temas