Los reguladores de transporte en Nevada, han suspendido las actividades de la aplicación a sólo un mes de su estreno en el estado.

No ha sido una temporada del todo positiva para Uber, desde el escándalo en el que se vio envuelto la semana pasada, la compañía sigue intentando mantenerse fuera de los reflectores rojos.

Por algún tiempo, las personas que estén de visita o que residan en ciudades como Las Vegas, tendrán que buscar alternativas para desplazarse por la dorada ciudad de las apuestas. El estado de Nevada ha suspendido los servicios de transporte de esta aplicación por cuestiones de seguridad. Esta no sería la primera vez que el servicio ha sido señalado como un peligro para los usuarios, ya que los conductores de la iniciativa fundada en 2009 no cuentan con licencias para transportar pasajeros de forma similar a un taxi.

La decisión tomada respecto a dicha prohibición fue llevada a cabo tras una sesión de 7 horas en la capital del estado y al mismo tiempo, será investigada la reputación de más de cincuenta conductores que utilizaban la aplicación. Ante este hecho, Uber respondió que no es una compañía proveedora de servicios de transporte, sino que a través de la aplicación es posible que el usuario contacte con terceros que, entonces, realmente ofrecen dichos servicios.

Según NBC, esta súbita medida también afectó a aplicaciones como Lyft, y Sidecar, que actualmente son consideradas como competidoras de Uber, sin embargo, no ha sido decidido aún si próximamente podrán volver a operar.

fuente El País Economía

temas