La compañía admitió en un comunicado que la compra de Nokia fue un fracaso. 

Después de casi dos años de que Microsoft comprara Nokia por 3,790 millones de euros, más de 32,000 empleados fueron traspasados con la operación, pero las ventas no han llenado las expectativas de la compañía. A nombre de los de Redmond, Satya Nadella ha anunciado el despido de aproximadamente 7,800 personas que en su mayoría se encuentran actualmente trabajando en la división de smartphones.

Es la misma Microsoft, quien admite que la compra de Nokia no trajo frutos consigo, resultando ser un fracaso para ellos, por lo que ha tomado la decisión de reestructurar el área de dispositivos móviles, reduciendo la fabricación de terminales Lumia, y concentrándose en sus puntos más fuertes como Windows, así como la inversión en software.

Con la reducción del personal, la compañía pretende recuperar las pérdidas millonarias que se relacionan con la compra de Nokia. Las reestructuraciones se llevarán a cabo a final de año y estarán terminando a finales del año fiscal 2016, y después de los despidos, solamente 20% del personal de Nokia permanecerá en la compañía.

Los resultados financieros de la compañía serán publicados el próximo 21 de julio.

fuente Microsoft (blog)

temas