Nuestra privacidad ya no está segura ni siquiera en la propia casa, por culpa del televisor.

Un consultor de tecnología de la información, Jason Huntley, residente en un pueblo cerca de la ciudad de Hull en Inglaterra, descubrió que su televisión inteligente de pantalla plana de la marca LG estaba invadiendo la privacidad de su familia.

Huntley inició su investigación al notar que el aparato, que le costó 649 dólares, mostraba solamente anuncios basados en los programas que él y su familia habían visto con anterioridad. A partir de su descubrimiento el consultor decidió revisar cómo era que la televisión inteligente que se conectaba a internet para enviar y recibir información.

TV-espía-02

Para ello conectó una computadora portátil con su televisor, por lo que su laptop era capaz de mostrar todos los datos que eran obtenidos por el dispositivo espía. Fue así que el informático descubrió que, no solo todos los detalles de cada programa que había visto, sino también la información sobre cada botón que pulsaba en su control remoto, y los videos digitales que hubiera proyectado, muchos de ellos personales, estaban siendo enviados a la sede corporativa de LG en Corea del Sur.

Desde Corea, la empresa multinacional estaba usando los datos personales de sus clientes para ganar dinero, al enviar comerciales de productos que potencialmente podrían parecerles interesantes. La Smart TV de Huntley continuó enviando información a Corea, incluso después de que él ajustara la configuración predeterminada para desactivar el intercambio de datos.

Cuando la información se hizo publica en Inglaterra, un portavoz de LG declaró:

“La privacidad del cliente es una prioridad para nosotros. Por lo que estamos investigando informes relacionados con que cierta información visualizada en televisores inteligentes LG era compartida sin el consentimiento de nuestros clientes”

No obstante, expertos en informática destacan que la investigación de Huntley probablemente es sólo la punta del iceberg del espionaje de las compañías de tecnología. Según ellos, los nuevos televisores inteligentes que se conectan a Internet cada día entran en más hogares por todo el mundo y cada uno de ellos puede ser fácilmente hackeado, ya que a diferencia de las computadoras, es imposible instalarles un antivirus por la falta del software necesario.

tv spy

Así, por ejemplo, un delincuente que tiene unos mínimos conocimientos de informática podría obtener los detalles de las tarjetas de crédito que los usuarios suben al televisor para realizar el pago de las películas que descargan o el uso de aplicaciones comerciales.

Otro descubrimiento inquietante que recientemente hicieron los expertos fue que es posible acceder de forma remota a las cámaras de vídeo integradas en miles de televisores inteligentes y recibir las imágenes de cada paso que dan los usuarios en su propia casa, siempre que estén al alcance del objetivo de ese dispositivo.

vía The Daily Mail

temas