Si eres de los que le envía fotos picantes a su novia/o, entonces es probable que en algún empleado de la NSA ya las haya visto.

Edward Snowden sigue revelando información sobre sus días en la NSA. Ahora, en una reciente entrevista para The Guardian, el ex analista confirmó lo que muchos ya sospechábamos: los trabajadores de la agencia de seguridad comparten las fotos privadas de los usuarios a los que espía.

“Durante el transcurso de su trabajo diario [los agentes] se topan con algo que es totalmente ajeno a su trabajo en todo sentido –por ejemplo, una foto íntima de alguien atractivo en una situación sexualmente explícita. Entonces, ¿qué hacen? Se dan la vuelta y se la muestran su compañero de trabajo”, dijo Snowden en la entrevista.

Así es, tu selfies candentes podrían estar ahora en manos de algún agente fisgón, y aunque a estas alturas ya podemos esperar cualquier cosa de esa gran máquina de espionaje llamada NSA, no deja de ser sorprendente la clase de atropellos que se cometen en la agencia. Y ni hablar de la ética, pero eso es un término que dejó de aplicarse a la NSA desde hace ya mucho tiempo.

fuente The Guardian

temas